No dejemos solos a los desplazados por violencia: Iglesia en Chiapas

Los obispos de Chiapas alertaron de la extrema vulnerabilidad en que están los indígenas tzotziles.
Foto: Facebook Las abejas de Acteal.
Foto: Facebook Las abejas de Acteal.

La violencia e inseguridad que sufren las comunidades de Pantelhó, Chenalhó y otras zonas de Chiapas ha provocado que miles de personas abandonen sus hogares; por ello, es necesario que las autoridades pongan solución a estos conflictos, alertó la Iglesia Católica en Chiapas.

Leer: la Iglesia exige justicia tras el asesinato de catequista y líder indígena

En un comunicado los obispos de Chiapas –Jaime Calderón, de Tapachula; Rodrigo Aguilar, de San Cristóbal de las Casas; y el Arzobispo de Tuxtla Gutiérrez, Fabio Martínez- mostraron su preocupación por la creciente inseguridad, pobreza y violencia que vive Chiapas.


“Esta situación se ha vuelto caldo de cultivo para que fuerzas alternas al gobierno se disputen territorios y están causando el terror y desplazamiento de comunidades”.

“Reafirmamos que nuestra labor es aliviar el sufrimiento de los desplazados. Pero urgimos a ustedes, las autoridades, que pongan una solución de raíz”.

De acuerdo con la Iglesia, más de tres mil hombres, mujeres y niños han tenido que abandonar sus hogares y se encuentran en condición de extrema vulnerabilidad.

Leer: Los Obispos de México llaman a superar las divisiones y construir la paz

“No tenemos un número exacto de desplazados, pero consideramos que hasta ahora se han rebasado los tres mil”.

“Pedimos que quienes tienen conocimiento de hermanos en esta situación puedan comunicarlo a las parroquias para poder atenderles en su inmediata necesidad”.

Los obispos chiapanecos agradecieron a todos los hermanos, agrupaciones religiosas y civiles que han dado albergue temporal y compartido lo básico para sobrellevar la emergencia, pero aseguraron que será necesaria más ayuda, pues la situación continuará.

“Por eso les seguimos invitando que desde la pobreza sigamos compartiendo con los más necesitados, pese a que la pandemia aún sigue haciendo estragos”.

De acuerdo con El Universal, el miércoles 7 de julio hombres armados ingresaron a la cabecera de Pantelhó después de enfrentarse a balazos contra integrantes de un grupo contrario, conocido en la zona como “Los Herrera”, presuntamente involucrado con las autoridades del gobierno local.

Esa tarde también llegaron elementos de la Guardia Nacional y policías estatales. Los grupos armados se mantienen enfrentados y como consecuencia han dejado a los indígenas tzotziles con la necesidad de huir de sus lugares de origen, señaló el diario.