Iglesia en México

Mons. Héctor Pérez: “que el aislamiento nos haga mejores personas”

Al celebrar la Misa diaria por internet, el Obispo Auxiliar de México aseguró que esto sólo es posible si dejamos que Dios sane nuestros corazones.
Mons. Héctor Mario Pérez Villarreal /Foto: Ricardo Sánchez
Mons. Héctor Mario Pérez Villarreal, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de México

“Que la experiencia de estar recluidos en nuestros hogares no sea algo que nos condene, sino que nos haga ser mejores hermanos, mejores esposos, mejores hijos, mejores ciudadanos, y así podamos construir una mejor humanidad”.

Este fue el deseo de monseñor Héctor Mario Pérez Villarreal, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis Primada de México, durante la homilía de la Misa por internet que celebró este martes desde la Casa Episcopal, ubicada al sur de la Ciudad de México.

Te puede interesar: Obispos auxiliares transmiten Misa por internet a las 19:00 horas

Al reflexionar sobre el pasaje bíblico del Paralítico de Betesda, quien llevaba 38 años enfermo y a quien Jesús sanó, monseñor Pérez Villarreal pidió a las familias aprovechar este tiempo de aislamiento para mirar al interior y reconocer alguna parálisis, no necesariamente física: “una parálisis de corazón; de un corazón que no se atreve a caminar hacia su prójimo, de un corazón que no se atreve a amar”.

Y es que –dijo– “esta situación nos está haciendo regresar al núcleo de nuestra experiencia humana: la familia, donde hemos aprendido a ser amados y a amar, pero también donde a veces hemos experimentamos los dolores más fuertes, los que paralizan el corazón, los que han provocado la muerte de un pedacito de nuestro corazón, ya sea por el odio, por la indiferencia, por el coraje, porque nos guardamos las cosas”.

Te puede interesar: Misas de Basílica serán transmitidas por Canales 6, 9 y 10 de TV abierta

El Obispo Auxiliar explicó que muchas veces las personas no se creen capaces de perdonar a alguien porque se centran en sus limitaciones, sin comprender que Jesús es capaz de sanar los corazones.

Por ello, pidió a las familias no desperdiciar este tiempo, sino atreverse a dejar que Jesús entre en sus hogares, y “les dé de esa agua que purifica los pecados, esa agua que da vida y esperanza a esa parte muerta de nuestro corazón; en verdad, créanlo: Jesús es el manantial de agua viva”.

Sin embargo, dejó en claro que para salir del aislamiento siendo mejores personas, “sólo será posible si dejamos que Jesús sea el agua que purifique nuestros corazones y que nos traiga la esperanza”.

Desde este lunes, los Obispos Auxiliares de la Arquidiócesis de México celebran diariamente la Misa a las 19:00 horas, la cual se transmite por internet a través de las redes de la Arquidiócesis de México y de la revista Desde la fe.

 

Te puede interesar: Ante las enfermedades, confiemos en Dios: Cardenal Carlos Aguiar

Comentarios