Misa de la Cena del Señor: El Card. Aguiar lava los pies a jóvenes

El Arzobispo de México presidió en la Catedral Metropolitana la Misa de la Cena del Señor, también conocida como Institución de la Eucaristía.
Jueves Santo: el Card. Aguiar lavó los pies a jóvenes durante la celebración de la Misa de la Cena del Señor. Foto: Alfredo Márquez.
Jueves Santo: el Card. Aguiar lavó los pies a jóvenes durante la celebración de la Misa de la Cena del Señor. Foto: Alfredo Márquez.

El Cardenal Carlos Aguiar Retes lavó los pies a jóvenes pertenecientes a distintas parroquias de la Arquidiócesis Primada de México que acudieron a la Catedral Metropolitana este Jueves Santo, en que la Iglesia celebra la Misa de la Cena del Señor.

Puedes leer: 3 Viacrucis famosos de la CDMX vuelven a las calles

A la Misa de la Cena del Señor también se le conoce como Institución de la Eucaristía, debido a que, ante todo y como Iglesia, celebramos que en la Última Cena -pocas horas antes de su muerte en cruz- Jesús quiso quedarse con nosotros hasta el fin de los tiempos en el pan y en el vino consagrados, donde su Cuerpo y su Sangre están real y verdaderamente presentes.




Asimismo, durante la Última Cena Jesús les lavó los pies a sus discípulos. En aquel tiempo, el calzado de la gente eran las sandalias, por lo que el polvo y las pequeñas arenillas se pegaban a los pies de la gente, y por eso era costumbre entre los judíos ofrecer a sus invitados un recipiente con agua para refrescar y purificar sus pies.

Cabe señalar que en la época de Jesús el lavatorio de los pies lo hacía uno de los sirvientes de la casa, y nunca el anfitrión. Sin embargo, Jesús, el “Maestro”, durante la Última Cena quiso lavar los pies a sus discípulos a fin de enseñarles a servir y dejarles en claro que su reinado se basa en el “servicio”.

Así, este 14 de abril, como signo de servicio al Santo Pueblo de Dios, el Cardenal Carlos Aguiar Retes, en su calidad de Arzobispo Primado de México, llevó a cabo el rito del Lavatorio de pies con estos jóvenes elegidos aleatoriamente de varias parroquias de la Arquidiócesis de México, de la misma forma en que Jesús lavó los pies de sus discípulos.