¿Por qué casarse por la Iglesia? Un matrimonio mexicano lo explica

Alejandro Méndez y Lourdes Godoy son parte de la delegación mexicana que participa en el X Encuentro Mundial de las Familias.
Lourdes Godoy y Alejandro Méndez participarán en el X Encuentro Mundial de las Familias. Foto: cortesía de Alejandro Méndez.
Lourdes Godoy y Alejandro Méndez participarán en el X Encuentro Mundial de las Familias. Foto: cortesía de Alejandro Méndez.

Del 22 al 26 de junio se lleva a cabo en Roma el X Encuentro Mundial de las Familias, en el que delegados de las Conferencias Episcopales de todo el mundo y representantes de la Pastoral Familiar, abordan el tema “El amor familiar: vocación y camino de santidad”.

Puedes leer: Imagen del X Encuentro Mundial de las Familias; conoce su significado

Al respecto, Lourdes Godoy y Alejandro Méndez, Matrimonio encargado de la Pastoral de Adultos y Familia de la Arquidiócesis de México, señalan que se trata ante todo de una celebración, en la que, como hermanos en la fe, la comunidad mundial recibirá las orientaciones pastorales para vivir en familia durante los próximos 4 años.

Alejandro Méndez señala que el Encuentro Mundial de las Familias –que se ha celebrado desde 1994 por iniciativa de san Juan Pablo II-, este año aborda un tema de la mayor importancia, pues es necesario dejar atrás el estigma de que el Matrimonio es sólo una especie de “concupiscencia permitida” para procrear y hacerse responsables de una familia.

“El Matrimonio es más que sólo eso: es una vocación, misma que, a través de la experiencia de familia, se convierte en un camino hacia la santidad. Y es que la familia está llamada a ser santa en la cotidianidad. Es en el diario vivir que los miembros nos hacemos cooperadores del plan divino”.

¿Por qué casarse por la Iglesia?

Señala que el Matrimonio sacramental no es un seguro contra la infelicidad, ya que, como cualquier pareja que vive en otro tipo de uniones, quienes viven en Matrimonio están expuestos constantemente a todo tipo de problemas.

“La diferencia radica en que cuando una pareja descubre su vocación cristiana al Matrimonio, y decide formar una familia, por una parte recibe el acompañamiento de la Iglesia; y por la otra, aprende a poner en el centro de su vida a Dios, el Señor de señores y divino proveedor de todos los bienes”.

Refiere que el X Encuentro Mundial de las Familias traerá muchas luces sobre el sentido más profundo del amor familiar, a manera de orientaciones con las que ellos -en su calidad de encargados de la Pastoral de Adultos y Familia- buscarán enriquecer a las familias de la Arquidiócesis de México.   

La Iglesia ama a todas las familias

Por su parte, Lourdes Godoy enfatiza que la primera finalidad de ir a Roma a participar en dicho encuentro, es ser portadores de las orientaciones familiares que plantee el Papa Francisco, y traer los mensajes que se desprendan de las conferencias, paneles, homilías y mensajes pastorales.

Explica que si bien en el tema de familia hay pautas inamovibles, como la opción definitiva por el Matrimonio Sacramental, han surgido nuevos paradigmas a lo largo de los diferentes Encuentros de la Familia, mismos que se han establecido bajo la guía del Papa y bajo la acción del Espíritu Santo, que es dinámico y se manifiesta conforme a los signos de los tiempos.

“Por esta misma razón –señala-, se ha comenzado a marcar diferencias entre Matrimonio y Familia. La Iglesia hoy es consciente de que hay familias que no viven el Matrimonio, como las madres solteras, los padres viudos y otros casos, a los que la Iglesia acoge, acompaña y evangeliza, ya que Dios nos ama a todos y esa es la verdadera Buena Nueva”.

Compartir




Publicidad