Iglesia en México

María Luisa Aspe, trabajar para la Iglesia desde la academia

María Luisa Aspe descubrió su vocación gracias a dos mujeres en su vida.
María Luisa Aspe se dedica a la investigación de la desigualdad social. Foto: Ricardo Sánchez
María Luisa Aspe se dedica a la investigación de la desigualdad social. Foto: Ricardo Sánchez

María Luisa Aspe Armella es una académica que descubrió su vocación de poner la investigación al servicio de la sociedad gracias a la influencia de su mamá y su nana.

“La preocupación por la sociedad proviene de mi familia y Dios me llevó a la investigación de la desigualdad social”, expresó la doctora en Historia por la Universidad Iberoamericana y miembro activo del Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana (IMDOSOC).

Ella recuerda lo que su madre le dijo de niña “‘haz algo de provecho y de servicio a los demás”. Además, su abuela, a quien recuerda como “una católica muy devota”, también fue una figura clave para que decidiera volverse investigadora.

Leer: Lucila Servitje, la mujer que difunde la doctrina social de la Iglesia

Su preocupación por los problemas sociales la llevó al estudio de la desigualdad social en Chiapas, a colaborar con los jesuitas y luego con el empresario Lorenzo Servitje, quien la invitó a ser consejera del Instituto Mexicano de la Doctrina Social Cristiana (IMDOSOC), en el que posteriormente ocupó el cargo de presidenta.

Esta experiencia la llevó a ser catedrática en escuelas de inspiración cristiana como la Universidad Iberoamericana, a dar clases en el Seminario de Cuernavaca y en el Instituto de Formación Teológica Intercongregacional de México.

Leer: La filipina que dedica su vida a los migrantes en México

“Gran parte de mi vida he convivido en el ‘mundo de los hombres’ y en el de la vida consagrada; trabajo en instituciones que forman sacerdotes y asesoro a varias congregaciones religiosas en temas de la identidad y para ellos, en un principio, fue complicado que me aceptaran”.

Aspe Armella celebra la intención del Papa Francisco de integrar a más mujeres en distintos ámbitos de la Iglesia.

“Desde mi punto de vista, la Virgen María es una columna, no una imagen callada y abnegada, sino una mujer que incidió en la realidad de su Hijo, algo fundamental en nuestra Iglesia”.

Leer: Marisela Cuellar, la catequista de los niños con discapacidad

Perfil: Investigar y formar sobre la Iglesia

  • Doctora en Historia por la Universidad Iberoamericana, donde también es académica.
  • Especialista en Historia de la Iglesia en México y asesora en formación religiosa.