Iglesia en México

Las prédicas de Adviento en Catedral de México tuvieron gran éxito

El Padre Julián López Amozurritia nos cuenta en entrevista sobre las pláticas de Adviento en la Catedral.
El Padre Julián López Amozurritia, Canónigo Teólogo de la Catedral de México, nos cuenta en entrevista sobre las pláticas de Adviento.
El Padre Julián López Amozurritia, Canónigo Teólogo de la Catedral de México, nos cuenta en entrevista sobre las pláticas de Adviento.

Las pláticas de Adviento, que por cuarto año consecutivo presidió el Padre Julián López Amozurritia, Canónigo Teólogo de la Catedral de México, vinieron a preparar a los fieles para la Navidad creando compromisos de fe, amor y esperanza. La asistencia al templo para participar de estas prédicas fue muy nutrida.

El título de las tres Meditaciones de este 2018 fueron: Tríptico del Mensajero, y abarcó reflexiones sobre la lectura mariana del Libro de la Consolación de Isaías, Él reconstruirá mi ciudad ¿Cómo será eso?, y ¡Que hermosos son los pies del mensajero! Hágase en mí, según tu palabra. En total abarcan 26 páginas.

Estas charlas tuvieron un tinte Ignaciano y Guadalupano, que vinieron a terminar con oraciones y compromisos en los que intervienen diversos personajes.

El primero que toma la palabra es el Siervo de Dios Juan González, que estuvo vinculado con Fray Juan de Zumárraga, primer Obispo de México, y quien en voz del Padre Julián López Amozurritia, dice: “Aprendí la lengua de estas tierras para traducirles el buen mensaje. Ella se adelantó a todo proyecto y me explicó mi propia fe en nuevas palabras. Descubrí su novedad inagotable, su fuente de frescura escondida en esta nueva tierra, en este Nuevo Mundo.”

Al hablar de la Iglesia, señala: “Caminando por la rivera, Jesús fue llamando a los que quiso para que estuvieran con Él, y para enviarles a predicar, y luego envió a más y más hasta los confines de la tierra. Somos Iglesia convocados por Él, mensajeros de su propio aliento.”

El creyente, por su parte, dice: “Mis pasos han vacilado tantas veces que no deja de asombrarme tu pertinencia. Vienes de nuevo a buscarme para evitar que me pierda. Me tomas de los hombros y me conduces a tu redil, y la divina Pastora, tu Madre, me advierte con gracia que no me soltará de la mano.”

En la Catedral de México, el Padre Julián López imparte este tipo de charlas, en el Altar del Perdón, tanto en el Adviento como en preparación para la Semana Santa, en la Cuaresma.