Iglesia en México
rmb

Las portadas florales de Iztacalco hacían estremecer al Papa Juan Pablo II

Juan Pablo II pudo observar el trabajo de una familia del barrio de la Asunción en Iztacalco.
Portada floral elaborada por Mario Aguilar

Este es un extracto de nuestra revista digital: “San Juan Pablo II, historias que lo convirtieron en el Papa mexicano”. Necesitamos de tu ayuda para continuar con nuestra labor evangelizadora. Puedes comprarla por 10 pesos o suscribirte. Visita revista.desdelafe.mx  Si tienes dudas, manda un WhatsApp al +52 55-7347-0775

 

Durante los cinco viajes apostólicos que realizó el Papa Juan Pablo II a México, por todos lados se podían observar adornos con mensajes que le daban la bienvenida.

Sin embargo, hubo algunos lugares en la Ciudad de México, como la Nunciatura Apostólica y el Hangar Presidencial, que lucieron especialmente hermosos, pues fueron adornados con coloridas portadas florales,  que habrían llamado la atención del “Papa viajero”.

Portada floral elaborada en Iztacalco, Ciudad de México

Portada floral elaborada por Mario Aguilar.

Te puede interesar: ¿Qué nos aconsejaría san Juan Pablo II en esta pandemia?

La familia Aguilar, originaria del Barrio de la Asunción en la Alcaldía de Iztacalco, tuvo el privilegio de realizar este bello trabajo artesanal, que fue elaborado no sólo para satisfacer un encargo especial, sino como una manera de manifestarle su cariño al Papa.

“El elaborar las portadas florales para darle la bienvenida era una forma de sentirnos cerca de él”, señala Mario Arturo Aguilar, quien aunque jamás vio al Papa de cerca, dice: “bastaba que él mirara nuestro trabajo o que alguien nos dijeran que le habían gustado las portadas, para sentirnos satisfechos y unidos espiritualmente con él”.

Portada floral elaborada por la familia Aguilar

Portada floral elaborada por Mario Arturo Aguilar.

Una tradición familiar

Fue su abuelo Anastasio Aguilar quien durante la primera visita del Santo Padre a México, en 1979, colocó en la carretera México-Puebla una inmensa y colorida portada de flores que llevaba como mensaje ‘Tú eres Pedro’. “Después nos dijeron que al verla, el Papa se había estremecido”, dice Mario Aguilar.

Años después -gracia a su abuelo y a su padre, que lo iniciaron en ese trabajo-, Mario participó directamente en la portada que la familia elaboró para la fachada de la Nunciatura Apostólica durante la tercera visita del “Papa viajero”.

Mario Arturo Aguilar

Mario Arturo Aguilar durante el rodaje de un documental.

Te puede interesar: ¿Cuáles son los 2 milagros que convirtieron en santo a san Juan Pablo II?

Más tarde, y con la experiencia adquirida, fue él quien diseñó toda una portada dedicada al ‘Papa amigo’: “Cuando vino en 1999, ya me había dado a conocer por mi trabajo, y mi abuelo me eligió para que hiciera el diseño, y llevara a cabo todo el proceso. Entonces decidí hacer una portada de tres arcos, la cual pesaba cerca de una tonelada. Me llevó diez horas diarias de trabajo, durante más de tres meses, para terminarla”, recordó.

Aquella portada se construyó con 40 millares de flores artificiales y otra parte natural; se dividió en 12 piezas y fue trasladada en partes a la Nunciatura Apostólica. La alcaldía Iztacalco prestó los camiones, y se colocó dos días antes, con la ayuda de 30 personas. La portada mostraba tres medallones; en el lado izquierdo se podía apreciar a San Matías, patrono del pueblo de Iztacalco; en el centro al Papa Juan Pablo II, y en el lado derecho a la Virgen de Guadalupe, junto al Papa.

“Este trabajo no sólo fue mío, sino de mucha gente, entre ellas las mayordomías del pueblo de Iztacalco, que se encargaron de reunir el dinero para comprar el material; estoy muy agradecido con cada una de ellas”, expresó.

Portada floral

Portada floral elaborada por Mario Aguilar.

Para la última visita del Papa, en al año 2002, Mario Arturo nuevamente fue electo para realizar una portada, la cual estuvo basada en un diseño de la pintora Carmen Parra con imágenes del Manto de la Virgen de Guadalupe: “Aquella portada la realicé en 15 días y la colocamos tres días antes de su llegada… era de pura flor natural. Además realicé un letrero que se exhibió en el Hangar Presidencial, el cual llevaba como mensaje “Bienvenido, Peregrino del amor y de la paz”, comentó.

Actualmente, Mario tiene 41 años de edad y es padre de familia. Ha impartido clases en el Museo de Arte Popular sobre la elaboración de portadas y arte en flores, y por décadas ha desarrollado y perfeccionado su técnica, lo que le ha llevado a realizar trabajos en Suiza, España, Francia y Rusia, y obtener muchos reconocimientos; sin embargo, para él, el hecho de haber ofrecido su trabajo a Juan Pablo II ha sido la experiencia más bella de su vida: “Jamás lo podré olvidar. Agradezco a Dios este don tan hermoso que me ha dado y lo pondré siempre a su servicio”, agregó.

Cabe mencionar que tras la muerte de Juan Pablo II, Mario Arturo dedicó una portada en nombre de todos los mexicanos, la cual fue colocada afuera de la Catedral Metropolitana. Aquella obra llevaba por mensaje: “Tu recuerdo siempre vivirá en nuestros corazones”.

Comentarios