Sabías que
rmb

¿Cuáles son los 2 milagros que convirtieron en santo a san Juan Pablo II?

A tan solo nueve años de su muerte fueron dos los milagros que llevaron al santo a ser canonizado.
Juan Pablo II fue canonizado el 27 de abril de 2014. Foto: Vatican News.
Juan Pablo II fue canonizado el 27 de abril de 2014. Foto: Vatican News.

La causa de beatificación de Juan Pablo II inició el 28 de junio de 2005, en la Basílica de San Juan de Letrán, en Roma, tras una dispensa de Benedicto XVI para que empezara el proceso antes de los 5 años de espera ordinaria después de la muerte del candidato.

Lee: San Juan Pablo II: biografía de un santo que cambió al mundo


Juan Pablo II (Karol Wojtyla), fue el papa número 264 de la Iglesia católica, cuyo mandato inició el 16 de octubre de 1978 y concluyó hasta su muerte, el 2 de abril de 2005.

Su proceso de canonización duró casi 9 años en los que dos milagros debidos a su intercesión fueron reconocidos por la comisión de teólogos de la Congregación para la Causa de los Santos del Vaticano y fueron los que lo llevaron a los altares.

La hermana Marie Simón Pierre, se curó de Parkinson gracias a la intervención de san Juan Pablo II. Foto ABC

La hermana Marie Simón Pierre se curó de Parkinson gracias a la intercesión de Juan Pablo II. Foto: ABC.

El primer milagro

El primer milagro atribuido a la intercesión de Juan Pablo II fue el de la religiosa francesa, Marie Simon Pierre de las Pequeñas Hermanas de las Maternidades Católicas, quien se curó del Parkinson, el mismo mal que aquejaba al Pontífice.

Cuando el 13 de mayo de 2005 Benedicto XVI anunció la dispensa especial para abrir la causa de beatificación de Juan Pablo II, al día siguiente Marie Simon comenzó a acompañarse todo el tiempo de una frase ‘Si tú crees verás la gloria de Dios’.

Lee: El amor por los jóvenes que san Juan Pablo II mostró a Carlos Aguiar

De acuerdo con su testimonio publicado por la agencia Zenit, la religiosa recibió el diagnóstico de Parkinson antes de la muerte de san Juan Pablo y se sentía cercana a él, ella afirmaba que era como un amigo que la entendía.

Tras su muerte y luego de que Benedicto XVI anunció la dispensa, las hermanas de la congregación comenzaron a rezar por la recuperación de Marie.

“El 2 de junio fue un día clave para mi recuperación. El Parkinson me había dejado tan deteriorada que no podía más y pedí a mi superiora me dejara ir al convento, pues no podía mantenerme en pie”, relató.

“Mi superiora me dijo que Juan Pablo II todavía no había dicho la última palabra y me pidió que escribiera el nombre del Papa en un papel. No se podía leer, era totalmente ilegible, pero lo escribí”. Esa misma noche despertó, entre una gran sensación de paz con ganas de volver a escribir el nombre de Juan Pablo II, tomó el papel y la pluma, y lo escribió con gran facilidad. Al día siguiente amaneció sin síntomas del Parkinson.

Diversos médicos han estudiado el caso y su milagrosa recuperación para la cual no existe explicación científica.

 

Floribeth Mora, pidiò la intercesiòn de Juan pçablo II y se curò de un aneurisma. FOTO ABC.es

Floribeth Mora pidió la intercesión del entonces beato Juan Pablo II y se curó de un aneurisma. FOTO: ABC.es

El segundo milagro

El segundo milagro que llevara a Juan Pablo II a los altares, fue la intercesión a favor de la costarricense Floribeth Mora quien padecía un aneurisma cerebral.

Este milagro en la costarricense Floribeth, inició en abril del 2011, cuando los médicos le pronosticaban solo un mes de vida. Para ella, era algo horrible ver sufrir a sus hijos, a su familia, porque creía que no los iba a ver más. Su parte humana tenía miedo a la muerte, porque fe en Dios siempre había tenido.

Esa fe la llevó a aferrarse más a Juan Pablo II y le pidió: “tú que estás tan cerca del Señor, dile que no me deje morir”.

Su petición fue escuchada el 2 de mayo del 2011, un día después de la beatificación de Juan Pablo II, según narró durante una entrevista con la periodista Valentina Alazraki.

Con mucho esfuerzo, Floribeth había podido ver la ceremonia por televisión.

“El día siguiente fue el más maravilloso de mi vida, fue cuando escuché en mi cuarto esa voz que me decía ‘levántate, no tengas miedo’”, allí empezó su recuperación.

Mora señaló que no se levantó de un brinco, pero empezó a sentir paz, su agonía ya no estaba, además tenía la certeza de que ya estaba sana. Cuando el médico confirmó que estaba curada, Floribeth decidió contar lo que había sucedido y escribió su testimonio en la página oficial de Karol Wojtyla en internet.

Semanas después, algunas personas de la Santa Sede la contactaron, y fue sometida a nuevos estudios en Costa Rica y en Roma para certificar la curación milagrosa que permitiría la canonización de Juan Pablo II.

San Juan Pablo II fue canonizado por el Papa Francisco el 27 de abril de 2014, y su festividad fue fijada para el 22 de octubre, fecha del inicio de su pontificado.

Con información de Carlos Villa Roiz 

Lee: San Juan Pablo II, un Papa enamorado de la Virgen María

Comentarios