Iglesia en México

Las parroquias que buscan a los fieles en su trabajo

Las parroquias personales brindan atención de los empleados en distintas empresas.
Las parroquias personales surgen como atención al llamado del Papa Francisco de ser una Iglesia en salida. Foto: Cortesía Roshfrans
Las parroquias personales surgen como atención al llamado del Papa Francisco de ser una Iglesia en salida. Foto: Cortesía Roshfrans

La evangelización en las grandes ciudades es un enorme reto para la Iglesia en el mundo, y la Ciudad de México no es la excepción. Las distancias, el tráfico y las largas jornadas laborales suelen ser un impedimento para que los trabajadores acudan con regularidad a sus parroquias para recibir atención espiritual.

Para ellos, la Arquidiócesis de México ha comenzado a institucionalizar una estrategia novedosa: si los trabajadores no pueden ir a las parroquias, la Iglesia lleva las parroquias hasta sus empresas.

Este es uno de los principales proyectos del cardenal Carlos Aguiar Retes, Arzobispo Primado, en atención al llamado del Papa Francisco de ser una Iglesia en salida.

Leer: Seremos una Iglesia en salida

En la Arquidiócesis de México, de acuerdo con datos de el área de Planificación y Estadística, existen tres parroquias personales que atienden a los empleados de tres empresas: Roshfrans, Bimbo y SICASA; y una más en proceso de creación.

Los sacerdotes elegidos para estas funciones ofrecen asistencia pastoral a las comunidades asignadas, en este caso, dentro de las empresas.

“Yo estoy muy contento con esta encomienda”, aseguró el padre Guillermo Vázquez, párroco personal de la empresa de aceites y lubricantes Roshfrans, que comenzó con esta iniciativa unos meses antes de la llegada del Cardenal Aguiar.

El sacerdote oficia una Misa cada mes en las instalaciones de la empresa; además, administra la Confesión, da dirección espiritual a los empleados que lo soliciten y ha impartido algunas charlas.

“Me parece muy interesante, porque ellos no se alejan de la Iglesia por gusto sino por las distancias de la ciudad”.

El ingeniero Sergio Platonoff, Director General de Roshfrans, consideró que las parroquias personales son un don de la Iglesia. “Es un privilegio poder tener una parroquia personal”.

“Para nosotros es la coronación de un proyecto de espiritualidad en el cual nos comprometimos con Dios, para llevar una mayor profundización en la evangelización de todos los colaboradores de la empresa”, expresó el director.