Iglesia en México

La revista Desde la fe llega a los reclusorios de la Ciudad de México

Gracias a bienhechores y al apoyo de la Pastoral Penitenciaria, casi 500 ejemplares son distribuidos semanalmente.
Internos del Reclusorio Oriente ahora reciben la revista Desde la fe. Foto: Vladimir Alcántara
Internos del Reclusorio Oriente ahora reciben la revista Desde la fe. Foto: Vladimir Alcántara

Gracias a bienhechores y al apoyo de la Pastoral Penitenciaria de la Arquidiócesis Primada de México, el semanario Desde la fe se distribuye desde el pasado 11 de agosto en reclusorios y centros de readaptación social de la Ciudad de México. 

Leer: Papa Francisco: Que nadie quede excluido de la sociedad

Para el semanario, llegar a estos lugares es un gran logro, por ser un medio de comunicación que tiene entre sus principales propósitos acercar la Palabra de Dios a lugares que el Papa Francisco ha denominado las “periferias existenciales”, es decir, puntos en que la Iglesia Católica está llamada a tener una presencia fuerte y constante. 

En una primera etapa, casi 500 ejemplares se distribuyen cada domingo a personas privadas de la libertad en los reclusorios Oriente y Sur, así como sus anexos; los centros Varonil y Femenil de Santa Martha Acatitla, y el Centro Femenil de Reinserción Social en Tepepan. 

La distribución se lleva a cabo proporcionalmente con el número de internos de estos centros de readaptación, quienes reciben la revista durante la Misa dominical, en la que suelen estar acompañados de sus familiares. Ésta es una primera etapa en nuestra misión de llegar a nuevos espacios y a más personas. 

 Agradecemos el buen recibimiento que han dado estos nuevos lectores al semanario. Trabajaremos para que Desde la fe siga llegando semanalmente a sus manos.

Testimonios

Antonio Barroso, interno del Reclusorio Oriente.

Antonio Barroso, interno del Reclusorio Oriente.

“Trabajé como diseñador gráfico para un famoso diario. Cuando pisé la cárcel perdí todo lo que tenía; entonces volteé a ver a Jesús. Hoy soy encargado de la capilla, y agradezco que nos traigan Desde la fe”, Antonio Barroso, 52 años.

Gregorio Carrera, interno del Reclusorio Oriente.

Gregorio Carrera, interno del Reclusorio Oriente.

“Soy de Oaxaca. Aquí me dicen Ticha, amigo en mazateco. Me ingresaron en el 2006; no hablaba español ni sabía nada de Dios. Me acerqué a Él porque la vida en la cárcel es muy difícil… También aprendí a leer, por eso puedo leer la revista”, Gregorio Carrera, 53 años.

Fernando Medina, interno del Reclusorio Oriente.

Fernando Medina, interno del Reclusorio Oriente.

“El que nos traigan Desde la fe es para nosotros un acto de caridad, porque es una manera de acercarnos a la Iglesia y tener una guía. En el reclusorio tenemos sed de Cristo, queremos beber de su agua viva, porque estamos secos y sedientos”, Fernando Medina, 38 años.