Afectada por insectos, Catedral Metropolitana cierra sus puertas para fumigar

La Catedral de México atraviesa esta semana un proceso de desinsectación por plagas, entre ellas termitas, que han dañado la madera de altares y capillas.
Este lunes 5 de abril iniciaron los trabajos de desinsectación y fumigación de la Catedral de México. Foto: Ricardo Sánchez/DLF
Este lunes 5 de abril iniciaron los trabajos de desinsectación y fumigación de la Catedral de México. Foto: Ricardo Sánchez/DLF

La Catedral Metropolitana de México permanece cerrada desde este lunes 5 y hasta el 9 de abril por trabajos de desinsectación (fumigación) de diversas especies, entre ellas termitas, que han dañado la madera de los altares y capillas.

50 personas laboran actualmente dentro del recinto en este procedimiento que tiene como prioridad la erradicación de plagas en la Capilla de Los Ángeles, situada al lado izquierdo de la entrada de Catedral.

También se trabajará en la Capilla de las Reliquias, que se terminó en 1615 y que guarda una de las imágenes más antiguas y veneradas de Jesucristo Crucificado, así como la Capilla de San Pedro, edificada en 1670 y dedicada a honrar la vida del santo apóstol.


Puedes leer: Capilla de las Reliquias, el relicario de la Catedral de México. 

Daños en la Capilla de Los Ángeles. Foto: Ricardo Sánchez/DLF

Daños en la Capilla de Los Ángeles, las plagas han desgastado la madera y la hoja de oro que la recubre. Foto: Ricardo Sánchez/DLF

La presencia de plagas también se encontró en la Sacristía, así como en la parte trasera del Altar de los Reyes, el más emblemático de la Catedral Metropolitana de México.

De acuerdo con el biólogo Moisés Adrián Rodríguez, en estos espacios los principales riesgos que se han identificado es la presencia de termitas, derméstidos -que afectan la madera y la tela- y carcomas -reconocidas por afectar construcciones antiguas-.

En entrevista, el rector del templo, canónigo Ricardo Valenzuela, informó que la actividad de fumigación también incluirá la limpieza de la madera, su humectación y la colocación de retardante contra fuego, para prevenir riesgos en la Catedral, considerada desde 1987 Patrimonio de la Humanidad al formar parte integral del Centro Histórico.

La Sacristía ya se encuentra sellada y lista para ser fumigada. Foto: Ricardo Sánchez/DLF

La Sacristía ya se encuentra sellada y lista para ser fumigada. Foto: Ricardo Sánchez/DLF

“Se está realizando el sellado de las capillas para realizar la fumigación, las prioritarias comenzaron a trabajarse desde hoy”, explicó.

El rector señaló que el recinto fue cerrado para permitir el mayor avance en los trabajos, y a partir de la siguiente semana se volverán a abrir las puertas a los fieles, con las medidas de sanidad dispuestas ante el Covid-19, como el uso de cubrebocas, la medición de temperatura y la sana distancia.

Puedes leer: Conservación preventiva desde la Catedral Metropolitana 

Una reparación que ya no podía esperar más

La desinsectación forma parte del programa integral de mantenimiento de Catedral, que involucra tres grandes áreas: la erradicación de flora y fauna nociva (que incluye sellado y calafateo de grietas); modernización del sistema eléctrico, y nivelación de pilotes.

Estos proyectos se realizan mediante un convenio entre la Dirección de Sitios y Monumentos del gobierno federal y la asociación civil La Catedral: Buena Noticia, Caridad, Educación y Cultura, A.C., que recibe y organiza los recursos del fideicomiso, y que contrató a las tres empresas que realizan los proyectos de restauración y mantenimiento.

Fumigación en La Capilla de Los Ángeles. Foto: Ricardo Sánchez/DLF

Fumigación en La Capilla de Los Ángeles. Foto: Ricardo Sánchez/DLF

Los trabajos son supervisados por el biólogo Pablo Torres, de la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultura del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). 

El rector Ricardo Valenzuela señaló en entrevista que no existe antecedente de una reparación general como la que se está realizando ahora, y ha hablado en diversas ocasiones sobre el deterioro que por décadas ha registrado la Catedral, mismo que se incrementó tras el sismo de septiembre de 2017.

El recinto es propiedad del Gobierno Federal, y su conservación es compartida por las autoridades eclesiásticas y por la propia comunidad.

La Catedral de todos

Desde hace casi un año, la Catedral Metropolitana, sus presbíteros y el personal que labora ahí viven una situación económica apremiante debido a la emergencia sanitaria por la pandemia de Covid-19; por ello, iniciaron una campaña de colecta de fondos llamada “La Catedral de todos”.

Esta campaña tiene el propósito de recaudar fondos en el sitio de crowfunding –financiamiento colectivo- cuya meta es juntar cada mes 600 mil pesos que ayudarán a cubrir los distintos gastos de mantenimiento de este monumento histórico.

Para ayudar ingresa a www.micochinito.com

Comentarios