Iglesia en México

La asombrosa historia de los payasos eucarísticos de la Megamisión

Iván Moreno, coordinador de los payasos eucarísticos, recuerda cómo inició este ministerio de la Arquidiócesis de México.
Los payasos eucarísticos con Monseñor Carlos Samaniego.
Los payasos eucarísticos con Monseñor Carlos Samaniego.

Si hace 13 años le hubieran dicho que un día se convertiría en un payasito al servicio de Dios, habría pensado que era una locura, comenta Iván Moreno, cuyo matrimonio en aquel entonces estaba al borde del colapso debido al alcoholismo y a otros vicios en los que había caído. Ahora su vida es distinta como Coordinador de los “Cuyos Guerrilleros del Señor PEM”, ministerio de la Arquidiócesis de México que ofrece shows evangelizadores tanto en la Ciudad de México como en el interior de la República y en el extranjero, mediante un elenco conformado por 20 “payasos eucarísticos”, 12 botargas y 8 muñecos de ventrílocuo.

Iván Moreno, quien da vida al payasito “Kerigma”, cuenta que durante aquella crisis familiar comenzó a militar en un grupo de autoayuda y alternadamente en el movimiento de la Renovación Carismática en San Buenaventura, en Ixtapaluca, lugares a los que asistía más por salvar su relación que por convicción.

Payasos Eucarísticos Misioneros

Payasos Eucarísticos Misioneros con el Cardenal Carlos Aguiar Retes

“Fue en un retiro de Pentecostés donde sucedió para mí algo inesperado: en una de las dinámicas debíamos cerrar los ojos y tomarnos de las manos; me sinceré con Dios y le dije: ‘No estoy seguro de que existas; pero si existes, dame una prueba’. Fue entonces que sentí que me precipitaba hacia un vacío, llegué al fondo y lo vi. Ahí estaba Cristo; se acercó a mí, me abrazó y me dijo que confiara en Él. Con esas palabras, que llevo en el corazón desde entonces, el Señor me sanó del alcoholismo”.

Desde aquel día comenzó a caminar en el movimiento de Renovación junto con su esposa, Norma Angélica (hoy payasita Fiat de María), y sus tres hijos: Luis Mario, actualmente payasito Qohelet; Christofer Diego, payasito Ternurita de Dios, e Iván, Paya-Pro, quien tiene el deseo de ser sacerdote.

“El nombre de Cuyos Guerrilleros fue porque, ya como miembro activo de la Renovación, quedé como Coordinador Diocesano de Jóvenes en Ixtapaluca, y un día hubo una dinámica en la que, a través del diálogo, yo debía defender a mis jóvenes de personas que representaban al ‘enemigo’; pero me apasioné tanto, que en lugar del diálogo comencé a reñir y a aventar cosas; y como tenía entonces un criadero con unos 150 cuyos, me comenzaron a decir el ‘Cuyo Guerrillero’; pronto también al grupo se le llamó los ‘Cuyos Guerrilleros’; cosa que no me gustaba, hasta que vi que ese nombre llamaba la atención de los jóvenes y cada vez se integraban más”.

Iván Moreno explica que para dejar bien claro a quién pertenecía el grupo, él le completó el nombre llamándole “Cuyos Guerrilleros del Señor”. “Vi en el grupo un buen recurso para llevar a los jóvenes el Kerigma. Empezamos a salir a las calles a evangelizar, y entonces se nos ocurrió hacer un material didáctico que llamara la atención de más jóvenes; así fue que hicimos las botargas de Jesús, de María y del Cuyo, que es nuestra mascota. Esto enojó al coordinador del movimiento de la Renovación, quien insistió en que dejara el cargo o las botargas, pese a que le demostré con documentos, como el de Aparecida, que estaba haciendo debidamente las cosas. Pero como él seguía en lo mismo, dejé el cargo y me fui; la sorpresa fue que sólo unos días después ya tenía a todos los jóvenes en mi casa; no quisieron irse, pese a que yo les decía que volvieran a su grupo”.

Comenta que, tras su salida de la Renovación Carismática en su diócesis del Estado de México, conoció en una avanzada evangelizadora que hubo por las calles de la Arquidiócesis de México, a María Luisa Vela (hoy payasita Alabanza), quien tiempo atrás fuera Coordinadora de la Renovación arquidiocesana.

Payasos Eucarísticos Misioneros

Payasos Eucarísticos Misioneros

“Ella me presentó con el P. Carlos Triana, ex asesor de la Renovación, quien al ver lo que hacíamos nos abrió las puertas. Por ese entonces surgió el payasito ‘Kerigma’, de ahí los otros payasitos de la familia, y posteriormente todo el abanico de payasos que tenemos actualmente, uno de ellos de 4 años, es mi ahijado Aldo Daniel  (payasito Evangelito), quien suele ganarse al público; nuestro fin es hablar a los jóvenes, de una manera entretenida, acerca de la Palabra del Señor, de los santos, de la santidad, y por supuesto, de Jesús Eucaristía y de Mamita María. En realidad yo comencé a representar a ‘Kerigma’ sin disfrutarlo, no me hacía a la idea de ser un payaso; pero poco más tarde ocurriría algo que me haría amar ser un payasito al servicio de Dios”.

Cuenta que un día María Luisa le habló sobre una niña enferma de leucemia, quien se encontraba en un hospital, donde hacía oración por otros niños y les hablaba de la Palabra de Dios. “Me pidió que fuera a ofrecerle un show; yo me negaba, pero llegó el momento en que tuve que ir. Al ver a esa niña llamada Sarahí, sucedió lo que temía: me fue inevitable llorar. Cada vez que iba se me salían las lágrimas, y yo todo lo que acertaba a decirle era que no era llanto, sino que “los ojos me sudaban”. Entonces comencé realmente a disfrutar ser un payaso. Apenas tenía oportunidad, iba a verla caracterizado de ‘Kerigma’, sobre todo cuando ella estaba fuera del hospital. Se formó entre ella y yo una amistad muy hermosa, y hasta tuve la oportunidad de actuar en su Primera Comunión”.

Señala que cierto día le llamaron para decirle que Sarahí estaba por morir, lo cual le produjo una de las crisis más fuertes de su vida. “Me enojé mucho con Dios, me quité el disfraz de payaso y lo aventé debajo de una imagen de Nuestro Señor; le dije: ‘¡Ahí están tus cosas, yo ya no juego! De nada sirve que me disfrace de payaso tonto si mi amiguita va a morir’. Fui pronto al hospital, pero ya no me dejaron entrar. Ella murió entonces, y yo quedé tan deshecho que ni siquiera quise ir a su velorio. Duré un mes sumamente decaído. Me negaba a dar shows, porque no quería saber nada de las cosas de Dios; hasta que un día María Luisa me informó que en una página en Italia habían retomado un reportaje sobre Sarahí publicado en Desde la fe; entré a esa página, busqué el reportaje y lo primero que vi fue una fotografía de Sarahí con María Luisa y conmigo disfrazado de payaso, que jamás había visto. Le pedí perdón a Dios por lo que había hecho, y retomé entonces a ‘Kerigma’”.

Lee también: Sarahí, la niña con cáncer que logró la conversión de enfermos y doctores

Refiere que todo aquél que conoció a Sarahí asegura que era una niña sumamente alegre, quien vivía en santidad y tenía una fortaleza que sólo podía provenir de Dios. “Yo no dudo que ella intercede por los ‘Cuyos Guerrilleros’; creo que estamos ‘bien palancas’ allá arriba, porque cada que enfrentamos vicisitudes, pido su intercesión y siempre suceden cosas extraordinarias. Una vez fuimos a Playa Revolcadero, un lugar de extrema pobreza y sin comunidad parroquial; yo con cálculos en los riñones, mi mujer con un terrible dolor en la ciática, el auto con un amortiguador reventado, y además el público no llegó porque al encargado se le olvidó avisar. ¡No parecía que ahí estuviera Dios! A punto de claudicar, pedí a Sarahí su intercesión; pronto comenzó a llegar gente, se juntaron unos 80 niños y varios adultos, y de ahí las cosas buenas se fueron dando como en cascada. Al final de la función, tres adultos dijeron que querían bautizarse, bajo el argumento de que una vocecita les habían pedido hacerlo…”.

Finalmente, Iván Moreno agradece el apoyo del P. Carlos Triana, de Mons. Diego Monroy y de Mons. Pedro Agustín, quien aceptó ser su asesor espiritual y quien determinó agregar al nombre de “Cuyos Guerrilleros del Señor” las iniciales “PEM”, que significa Payasos Eucarísticos Misioneros.

¿Cómo participarán en la Megamisión los payasos eucarísticos misioneros?

Payasos Eucarísticos Misioneros

Payasito “Evangelito”, de los Payasos Eucarísticos Misioneros

Sábado 26 de octubre

08:00 hrs. Caravana de la Alegría. Los payasos eucarísticos partirán desde el municipio de Ixtapaluca, Estado de México, rumbo al Hospital La Raza en la Ciudad de México. En su trayecto irán acompañados de siete clubes de Motocicletas-Carros, dando a conocer con pancartas la Megamisión.

10:00 hrs. Entrega de juguetes. En honor a Sarahí, los payasos eucarísticos ingresarán al Hospital La Raza para convivir con niños y regalarles juguetes. En la explanada del nosocomio otro grupo de personas estará rezando el Rosario Misionero por los enfermos  y sus familiares.

16:00 hrs. Show Catequético Evangelizador. Visitarán un asilo de ancianos donde ofrecerán su Show Catequético Evangelizador, cantarán alabanzas y orarán con los “abuelitos”.

18:00 hrs. Espectáculo para niños. En el Hogar de Nuestra Señora de la Consolación Para Niños Incurables I.A.P, convivirán con los niños, realizarán otro Show Catequético Evangelizador, cantarán alabanzas y harán oración junto con los pequeños.

Domingo 27 de octubre

15:30 hrs. Los payasos eucarísticos también participarán en el culmen de la Megamisión en la explanada del Monumento a la Revolución.

En todos los ambientes, entregarán juguetes, despensas y artículos de primera necesidad.