Iglesia en México
rmb

La Arquidiócesis de México se suma a la Jornada Nacional Penitencial

La jornada incluirá una Hora Santa a las 12:00 horas en la Catedral Metropolitana. Se transmitirá por internet.

El Arzobispo Primado de México, Carlos Aguiar Retes, anunció las actividades que realizará la Arquidiócesis durante la Jornada Nacional Penitencial, convocada para este viernes 3 de abril.

Esta jornada la convocó la Conferencia del Episcopado Mexicano, que llamó a los fieles y sacerdotes a un día de ayuno y oración.

Leer: Los obispos de México llaman a Jornada Nacional Penitencial

“Quiero manifestar mi deseo de presentarnos ante el Señor como necesitados de su perdón, de la salud espiritual y corporal que sólo Él puede otorgarnos”, escribió el Cardenal Aguiar en un comunicado publicado este martes.

“Rogamos a Santa María de Guadalupe, salud de los enfermos y guía nuestra, para que nos alcance su favor en bien de este amado pueblo”,

Las actividades que realizará la Arquidiócesis Primada este Viernes de Dolores serán sin la presencia de fieles, siguiendo las indicaciones de las autoridades debido a la pandemia de coronavirus COVID-19.

Se podrán seguir a través de las redes sociales de la Arquidiócesis Primada y en Desde la fe. 

Las actividades son:

12:00 horas. Hora Santa en donde haremos juntos un acto de contrición perfecta. Será presidida por los obispos auxiliares en la Catedral Metropolitana.

13:00 horas. Bendición solemne con el Santísimo Sacramento. Mientras se da la bendición, El Arzobispo Aguiar llamó a todos los párrocos y rectores a manifestar su unión mediante el toque de campana desde sus templos durante tres minutos.

Leer: ¿Cuáles son los 7 dolores de la Virgen María?

“Si lo desean –agregó Aguiar Retes- los sacerdotes también pueden realizar la Hora Santa Penitencial en sus templos, y transmitiendo por internet para sus fieles, pero les pido concluir a la misma hora con la bendición y el toque de campanas”.

Es muy importante recordar a los fieles que el toque de campana del viernes 3 de abril será un signo de súplica por la salud del mundo ante la epidemia de coronavirus. No es una convocatoria a acudir a las iglesias como se acostumbra en diversos lugares.

 

Comentarios