Iglesia en México

Estos dos chicos llevan la voz de los jóvenes mexicanos a Roma

Tere e Isaur participan en el Foro Internacional de la Juventud en Roma, que busca ayudar a que las conclusiones del sínodo se apliquen.
Jóvenes mexicanos participantes en el Foro Internacional de los Jóvenes

Durante estos días se lleva a cabo en las afueras de Roma, Italia, el Foro Internacional de los Jóvenes, un evento que reúne a 246 chicos –de entre 18 y 29 años– provenientes de 109 países. El foro inició el pasado miércoles y concluirá el sábado 22 de junio, con una Misa en la Basílica de San Pedro y una audiencia con el Papa Francisco

En el foro, México está representado por Tere Ramos, joven de la Diócesis de Saltillo, y Isaur Antonio Velasco, de la Arquidiócesis de Xalapa, quienes tienen la responsabilidad de compartir la realidad de la Pastoral Juvenil en el país y regresar con líneas de acción concretas para aplicar en los proyectos de evangelización dirigidos a ese sector de la población.

“Es una gran responsabilidad traer la voz de todos los jóvenes mexicanos, especialmente de aquellos que buscan a Cristo y quieren trabajar por Él”, consideró Tere Ramos en entrevista exclusiva con Desde la fe, en la que también destacó la importancia de este foro internacional, cuyo objetivo es asegurar la recepción y realización de las conclusiones del reciente sínodo sobre jóvenes.

“Este foro es parte del proceso sinodal que la Iglesia está llevando a cabo con los jóvenes desde hace más de dos años, cuando se nos puso una mayor atención, no sólo al voltear a vernos, sino a partir de una necesidad de actuar con nosotros y por nosotros”, aseguró la chica.

Tere e Isaur en el Foro Internacional de los Jóvenes en Roma

Para Isaur Antonio, la importancia del foro radica en que el Papa quiere que los jóvenes sigan estando en el centro de la atención de la Iglesia: “el Papa quiere seguir escuchando a los jóvenes, quiere saber qué hacer y cómo hacer el trabajo con nosotros. Esto nos habla de una Iglesia de escucha”.

Agregó que México tiene mucho que aportar en el evento, pues “tenemos una gran riqueza tanto cultural como pastoral en este caminar con los jóvenes. Aunado a eso, queremos reforzar la acción de ser escuchados en la Iglesia”.

Te puede interesar: Inicia el Foro Internacional de los Jóvenes en el Vaticano

La joven coahuilense tiene un objetivo claro: regresar a México con líneas de acción concretas que motiven a la Iglesia en el país a seguir caminando e impulsando a la juventud “para que, con la alegría que nos caracteriza y la pasión con la que trabajamos por Jesús, podamos atraer a más jóvenes verdaderamente enamorados de Cristo”.

Isaur, por su parte, espera que después de este foro, “el trabajo que está tomando forma llegue a reforzar el que se realiza en la dimensión episcopal en México; esto nos motiva, nos fascina, a todos los obispos, el clero y a los mismos jóvenes que se encuentran en grupo”.

Sobre sus expectativas en torno a la Pastoral Juvenil en general, Tere Ramos dijo: “esperamos que la escucha que se dio con los jóvenes en las encuestas, en el documento preparatorio, en el pre-sínodo, en el propio sínodo y ahora en este foro, continúe. Queremos que esa escucha sea permanente y recíproca. Es decir, nosotros también debemos aprender a escuchar a nuestra familia, a los sacerdotes, a los niños, a los adolescentes, para acompañarnos y ser Iglesia”.

Tere envía un mensaje a los jóvenes mexicanos que se han alejado de Dios: “que reconozcan a ese Cristo vivo en sus vidas, a ese Cristo joven (…) que vayan viviendo en cada una de sus realidades ese amor de Dios y que, como María, aprendan a decir “sí” y a aceptar la voluntad de Dios (…) que tengan un verdadero encuentro con Cristo vivo, y ese se vaya proclamando en cada una de sus palabras y actos”.

El Foro, cuyo lema es “Jóvenes en acción en una Iglesia sinodal”, concluirá el sábado con una Misa en la Basílica de San Pedro del Vaticano, presidida por el prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, cardenal Kevin Farrel, y con un encuentro posterior entre el Papa Francisco y los jóvenes participantes.