Iglesia en México

Jornada ecológica en la Basílica de Guadalupe

La Arquidiócesis de México y la Alcaldía de Xochimilco obsequiaron 1,000 árboles y 500 plantas.
Jornada ambiental en Basílica
Jornada ambiental en Basílica

Con el objetivo de promover entre la comunidad una conciencia ecológica, este 19 de mayo en Basílica de Guadalupe fueron obsequiados mil arbolitos, 300 manzanos, 300 ciruelos, 200 duraznos y 200 capulines, además de 500 plantas de ornato que los feligreses se comprometieron a cuidar en casa.

Esta iniciativa medioambiental, llevada a cabo por la Arquidiócesis Primada de México en coordinación con la Alcaldía de Xochimilco, se realizó a unos días de cumplirse cuatro años de que el Papa Francisco firmara su encíclica Laudato Sí, en la que advierte al mundo acerca de los graves riesgos que corre el planeta de mantenerse la actual cultura del consumo, que lleva a un uso irresponsable de recursos naturales.

La entrega de los arbolitos y de las plantas fue llevada a cabo por el rector del recinto, monseñor Salvador Martínez, y el Alcalde de Xochimilco, José Carlos Acosta, quienes plantaron el primero de los mil árboles en una de las jardineras del Atrio de la Basílica. El evento ocurrió al término de la Misa presidida por el Arzobispo Primado de México, Cardenal Carlos Aguiar Retes, quien durante el ofertorio repartió simbólicamente a un grupo de jóvenes algunos árboles.

Puedes leer: ¿Cómo cuidar nuestro medio ambiente en familia?

Durante su homilía, el Cardenal Carlos Aguiar señaló que es necesaria una acción organizada para poder enfrentar el deterioro ambiental que hoy nos aqueja. “Necesitamos la participación de todas las personas, de todos los sectores, y desde luego del gobierno, a fin de poder detener la degradación ambiental que vive nuestro planeta”.

Dijo que en las grandes metrópolis, como la nuestra, es urgente la toma de conciencia sobre la necesidad de una ecología integral, y llamó a no desaprovechar “los extraños y dañinos síntomas que vivimos los capitalinos en días pasados para generar dicha conciencia”.

Finalmente, el Arzobispo de México invitó a toda la comunidad a trabajar por extender entre familiares, amigos y vecinos, la conciencia de un nuevo estilo de vida, con base en una ecología integral.

Por su parte, previo a la entrega de los arbolitos, Acosta Ruiz habló del legado del mensaje franciscano, y dijo que dichos árboles son parte de la riqueza ecológica de la alcaldía a su cargo, que en esta ocasión comparte con el resto de la ciudad. El funcionario de  Xochimilco y algunos colaboradores participaron en la entrega de estos arbolitos entre los miles de asistentes que regularmente asistes a la Basílica de Guadalupe.

 

Fotografía: María Langarica

Javier Arenas y Paola Becerril, quienes pertenecen al movimiento del Regnum Crhisti, aseguran este tipo de iniciativas son muy necesarias para crear conciencia entre la sociedad de un problema que ya el mundo tiene encima: el deterioro medioambiental

“Es nuestro deber cuidad la Tierra, porque es un regalo de Dios, por eso estamos aquí, participando de esta jornada. La verdad no sabemos mucho de plantas, así que no sé qué clase de árbol es este que vamos a plantar, lo que sí se es que va a crecer mucho”, opina Javier.

Por su parte, Paola considera urgente que principalmente los jóvenes se sumen a la tarea de cuidar el planeta, aunque también es bueno que participe toda la sociedad, la Iglesia y el Gobierno, porque juntos podemos hacer la fuerza para rescatar la Tierra, que es de todos.

Fotografía: María Langarica

Cecilia Sánchez considera extraordinaria la iniciativa llevada a cabo por la Arquidiócesis de México y la Alcaldía de Xochimilco de regalar plantas a la feligresía, como medida formar una conciencia ecológica.

“Es necesario que sembremos árboles y plantas, que tengamos un pulmoncito en casa. Nos regalaron un manzano y un durazno, uno lo vamos a plantar en cada de mi suegra y el otro en casa de mi mamá. Somos una familia comprometida con el medio ambiente, por eso corrimos de inmediato por nuestros arbolitos.

Fotografía: María Langarica

Don Alfredo Sánchez considera que el gran problema ambiental de la Ciudad de México es que ha crecido desmedidamente en pavimento y concreto, al tiempo que nos hemos olvidado de sembrar árboles.

“Sembraremos a la entrada de nuestra casa los árboles que nos regalaron, y las flores las pondremos adentro”.

La familia Sánchez Pérez vive Xochimilco, pero acudió hoy a la Basílica, sin idea de que iban a regalar árboles. “Vimos que la gente venia cargando sus arbolitos y fuimos por unos. Este tipo de iniciativas son muy importantes, y todos, como sociedad, debemos estar involucrados en ellas, tanto la ciudadanía como el gobierno y las empresas”.