Iglesia en México

Falleció el Cardenal Sergio Obeso, ex presidente de la CEM

El Arzobispo Emérito de Xalapa falleció en su domicilio, en compañía de su familia.
Fallece Cardenal Sergio Obeso. Foto María Langarica
Fallece Cardenal Sergio Obeso. Foto María Langarica

Nota del editor: Última actualización el 12 de agosto a las 13:31 horas con detalles del velorio del Cardenal. 

El Cardenal Sergio Obeso Rivera, quien fue tres veces presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), falleció a las 20:40 horas de la noche del domingo 11 de agosto, informó el Arzobispo de Xalapa, Hipólito Reyes Larios, a través de un comunicado.

De acuerdo con el texto, el Cardenal Obeso -también Arzobispo Emérito de Xalapa- murió después de “haber recibido los auxilios espirituales de la Santa Madre Iglesia, en compañía de su apreciable familia, en su domicilio particular y acompañado de la oración de innumerables personas”.

El vocero de esa Arquidiócesis, José Manuel Suazo Reyes, había dado a conocer desde inicio de agosto que la salud del Arzobispo Emérito se había deteriorado y que se encontraba en su domicilio, atendido por médicos especialistas.

El Cardenal Carlos Aguiar, Arzobispo Primado de México, expresó sus condolencias:

Los restos de Sergio Obeso Rivera son velados en la Catedral de Xalapa. Fieles católicos participaron en la Eucaristía que presidió el Arzobispo Hipólito Reyes, por el descanso del Cardenal.

Foto: CEM/ Cortesía

Sus restos serán velados hasta las 12:00 horas del martes 13 de agosto cuando se celebre su Misa exequial. Terminando la Eucaristía, será su sepelio ahí mismo, informó la CEM.

Foto: CEM/ Cortesía

Su ataúd fue colocado en el suelo, como él lo pidió en su testamento. Su palio arzobispal, el bonete y pectoral cardenalicio y un crucifijo fueron los ornamentos que se colocaron sobre el féretro.

Foto: CEM/ Cortesía

Foto: CEM/ Cortesía

Su labor como pastor

“Nada ni nadie podrá separar a la Iglesia mexicana del pueblo mexicano… La historia del pueblo–con sus luces y sombras–es también la historia de la Iglesia y su presente–con sus retos y esperanzas–es también el presente de la comunidad católica reunida en torno de sus legítimos pastores…”, esas fueron las palabras de monseñor Obeso Rivera en la Asamblea Episcopal de enero de 1985, según lo recordaba el sacerdote e historiador Manuel Olimón. 

Sergio Obeso Rivera nació en la ciudad de Xalapa, Veracruz, el 31 de octubre de 1931. Su infancia la vivió en Vigas de Ramírez, pero en 1940 se mudó a la capital del estado.

En 1944, fue admitido en el seminario y al concluir los estudios de Humanidades, viajó a Roma para cursar Filosofía y Teología en la Universidad Gregoriana, obtuvo su título y más tarde cursó el Doctorado en Teología. Fue ordenado sacerdote el 31 de octubre de 1954 en la ciudad de Roma; tenía 23 años. 

En 1955 regresó a Xalapa donde sirvió en el Seminario, hasta que en 1971, el Papa Pablo VI lo designó Obispo de Papantla.

En 1974, fue nombrado Arzobispo coadjutor con derecho a sucesión de la Arquidiócesis de Xalapa. A la muerte  del Arzobispo Emilio Abascal Salmerón, ocurrida en 1979, lo sucede en el cargo. 

Presidente de la CEM por tres periodos

En 1982 fue electo presidente de la Conferencia Episcopal Mexicana (CEM) del 1983-1985; ese año fue reelecto para un segundo trienio, que duró hasta noviembre de 1988, y finalmente de 1995 a 1997.

Su labor fue clave para la restitución de las relaciones Iglesia-Estado durante en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari y fue uno de los grandes impulsores de la canonización del primer santo obispo latinoamericano, san Rafael Guizar y Valencia, que fue elevado a los altares, por el Papa Benedicto XVI, el 15 de octubre de 2006.

Al servicio de Dios y la Iglesia

Pero su trabajo no sólo estuvo presente dentro del clero, gran parte de su labor la dedicó a lo social, lo cual reflejó en su participación en las negociaciones de paz y reconciliación de los Acuerdos de San Andrés, en Chiapas, en 1996.

Fue uno de los principales promotores y autores del documento del episcopado mexicano del año 2000 Del encuentro con Jesucristo, a la solidaridad con todos. 

El 10 de abril de 2007, Benedicto XVI aceptó la renuncia de Obeso Rivera al gobierno pastoral de la Arquidiócesis de Xalapa, fue relevado por Hipólito Reyes Larios, y nombrado como arzobispo emérito.

Gracias a su servicio, obra y magisterio, en 2012, la Universidad Pontificia de México le otorgó el doctorado honoris causa.

En 2018, el Papa Francisco lo nombra cardenal. Foto: María Langarica.

En 2018, el Papa Francisco lo nombra cardenal. Foto: Daniel Ibáñez.

Sin embargo, los reconocimientos no terminaron ahí. En 2018, el Papa Francisco anunció que monseñor Obeso sería creado Cardenal en el consistorio del 29 de junio de ese año. Fue el primero en recibir el nombramiento en la historia de la Arquidiócesis de Xalapa. 

Con información de Zenit y Vatican News.