Iglesia en México
rmb

Este sacerdote lleva despensas en bicicleta a los más necesitados

Con el permiso del párroco, el padre Rubén Alanís instaló una mesa de acopio de víveres en la parroquia del Espíritu Santo, en Neza, para llevar despensas a las familias más necesitadas de la comunidad.
El padre Alanís reparte las despensas armadas gracias a la Mesita de caridad.
El padre Alanís reparte las despensas armadas gracias a la Mesita de caridad.

Desplazándose en su bicicleta o con la ayuda de otros fieles -siempre guardando la sana distancia-, el padre Rubén Alanís, promotor vocacional del Seminario Conciliar de México, ha echado a andar el proyecto “mesita de caridad”, con el que lleva despensas a decenas de familias que, por causa de la contingencia sanitaria, se han quedado sin fuentes de ingresos, evitando que se queden sin comer.

Puedes leer: Iglesia de La Soledad mantiene abierto su comedor comunitario

Aunque el sacerdote pertenece a la Arquidiócesis Primada, echó a andar esta iniciativa en la colonia de El Sol, perteneciente a la Diócesis de Nezahualcóyotl, donde -asegura-, gran parte de las familias son numerosas y mucha gente se ha quedado sin empleo o ha visto su sueldo reducido a la mitad.


“Pero además de esta difícil situación que se dio de forma circunstancial -señala-, existen muchos factores que la complican, como los problemas de delincuencia y violencia habituales, el alcoholismo y la drogadicción que viven muchos jóvenes, así como otros problemas que hacen que hoy al interior de los hogares los problemas se incrementen.

Algunos fieles han querido colaborar con el padre en esta bella iniciativa llamada Mesita de caridad.

De la Arquidiócesis de México a la Diócesis de Nezahualcóyotl

Debido a que el Seminario Conciliar de México fue cerrado temporalmente por la pandemia, desde el inicio del plan de contingencia el padre Rubén Alanís se fue a vivir a dicha colonia del Estado de México, de donde es originario, y comenzó a darse cuenta de la situación que se estaba viviendo en esta zona.

“Mientras en la Ciudad de México ya muchos centros de trabajo estaban cerrados, en esta zona todo seguía abierto, la gente no usaba tapabocas y andaba por las calles caminando como si nada porque, como muchos decían, no creían en la existencia del coronavirus.”

“Pero en lo que sí creían era que se iban a quedar sin empleo, porque la mayoría de los habitantes de esta zona trabajaban en la ciudad, ya que la colonia de El Sol está a prácticamente un paso: Neza es un municipio contiguo a la Cuidad de México”.

Hoy, además de que Nezahualcóyotl es uno de los municipios más infectados del COVID-19, los habitantes están sufriendo la falta de productos de la canasta básica, y por ese motivo el padre Alanís  decidió emprender dicha iniciativa, que ofreció a Dios por el incremento de vocaciones sacerdotales en la Arquidiócesis de México.

La “Mesita de caridad” recibe toda clase de productos en buen estado, para donar a quien los necesita.

Así funciona la “mesita de caridad”

Para poder echar a andar esta iniciativa, el padre Alanís se dirigió a la Parroquia del Espíritu Santo, a la que asistía de niño, hoy a cargo del padre Eduardo Ventura, y le pidió permiso de instalar una mesa a las afueras de la parroquia para que las personas de buena voluntad donaran productos en buen estado para la gente que hoy los necesita. “¡Y resultó!”, dice.

El padre Alanís comenzó a armar despensas, y a llevarlas a los hogares donde hacen falta, muchos de los cuales ya se tenían detectados gracias a que los ministros no han perdido contacto con la gente de la colonia. “Hay algunos miembros de la Iglesia que son jóvenes y cuentan con automóvil, así que ellos se ofrecieron a llevarlas, guardando, desde luego, las medidas dispuestas por las autoridades sanitarias”.

Él también entrega despensas, desplazándose en su bicicleta, sobre todo cuando no hay que ir tan lejos. “ En este caso -dice-, llamó a las puertas de la casa, les dejo ahí los productos, y si bien no los saludo de mano, les hago la señal de la cruz. Además, les dejo una cartita, en la que les escribo: “Querido hermano, no estás solo en esta contingencia, Dios está contigo y sabe de tus necesidades. Haz una oración por las vocaciones”.

El padre Rubén Alanís asegura que le han pedido despensas de otras colonias, incluso de Ecatepec, y él ve la manera de que se puedan operar esas entregas, ya que lo importante hoy es que la gente tenga para comer, y para eso sirve la “mesita de caridad”.

Si necesitas ayuda en productos, deja un mensaje en la página de Facebook: https://www.facebook.com/espiritusantocoloniaelsol/

¿Ya conoces nuestra nueva revista digital y la biblioteca de Desde la fe¡Suscríbete en este enlace! 

Comentarios