Iglesia en México

¿Cuál es el verdadero sentido de la Navidad?

Más allá de comprar regalos, lo que debemos hacer es regalarnos nosotros mismo a los demás.
Más allá de comprar regalos en Navidad, lo que debemos hacer es regalarnos nosotros mismo a los demás.
Más allá de comprar regalos en Navidad, lo que debemos hacer es regalarnos nosotros mismo a los demás.

Actualmente, para muchas personas la celebración de la Navidad se reduce a dar regalos y tener una convivencia abundante en comida y bebida; sin embargo, para el P. José de Jesús Aguilar, Director de Arte Sacro de la Arquidiócesis de México, el verdadero encanto de esta fiesta consiste en tener presente que Dios se hizo hombre para convivir con nosotros y permitir que Él viva en nuestros corazones.

En entrevista con Desde la Fe, comenta que, más allá de comprar regalos, lo que debemos hacer es regalar perdón, regalar nuestros esfuerzos en familia y todas las cosas buenas de nuestro interior.

La mejor Navidad

El P. José de Jesús asegura que la pauta para tener la mejor Navidad de nuestra vida nos la dieron los ángeles con el sabio mensaje que dirigieron a los pastores: “Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad”. Explica que dar gloria a Dios quiere decir agradecerle que haya dejado a su Hijo con nosotros a través de la Santa Misa; y la segunda parte del mensaje, significa decir adiós a los rencores, a los malos entendidos, y abrirse al perdón.

Pero también –agrega– quiere decir que debemos ayudar a las personas necesitadas, ya sea con una cobija, con ropa o algún juguete, pues la solidaridad de unos hará que otros sientan que Dios está en su vida, que el Señor también nace para ellos a través de nuestro rostro.

La magia del amor

Para el P. José de Jesús, la Navidad puede ser un buen punto de partida para un año formidable: “Hay que recordar que Jesús aceptó todo tipo de dificultades para enseñarnos que la vida es maravillosa cuando tenemos la mejor actitud y tomamos buenas decisiones.

No esperemos recibir bendiciones por ponernos calzones rojos, o por salir a pasear maletas. La vida se presenta grandiosa cuando la preparamos; es como un cuaderno en blanco donde podemos escribir tonterías, o bien, maravillosas páginas de amor.

Finalmente, señala que si por algún tipo de magia puede resultar maravilloso el año entrante, es por la ‘magia del amor’. “Acuérdate que un hombre que nació en la pobreza, con el amor de un padre y una madre, llegó a transformar el mundo, al grado de que la historia se divide en antes de Cristo y después de Cristo. ¡Así que feliz Navidad y próspero año nuevo!”.