Iglesia en México

Ella representará a la Virgen María en el viacrucis de Iztapalapa

"Algún día le voy a contar a mis hijos que yo salí de María", asegura la joven de 22 años.
Alma Darinka Pineda dará vida a la Virgen María en el Viacrucis de Iztapalapa. Foto: Ricardo Sánchez
Alma Darinka Pineda dará vida a la Virgen María en el Viacrucis de Iztapalapa. Foto: Ricardo Sánchez

Cuando Alma Darinka Pineda Villa pasó el último filtro para elección del papel de la Virgen María en el viacrucis de Iztapalapa, no se sentía segura de ganar.

“En ese momento yo solo pensaba: ‘Diosito, por favor, al menos que me den un voto’”, recuerda la joven.

La mayoría de las 10 chicas que competían por el papel, el principal rol femenino de la representación de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, ya había participado en años pasados. Ella, en cambio, audicionaba por primera vez.

Leer: Él es el joven que representará al Cristo de Iztapalapa

“En Iztapalapa todo el mundo sabe que la elección para mujeres es el primer domingo del año. Desde años atrás yo pensé en querer salir, pero no me sentía preparada o segura. Había una u otra cosa que no me hacía decidirme”.

En la ronda final de votaciones sus contrincantes obtuvieron seis y cinco votos del comité organizador; ella se llevó 23. Pese a la alegría, quedó paralizada. “Empecé a escuchar como los votos iban hacia mí. Quedé en shock de la emoción, no me lo creía”.

¿Quién será la Virgen de María?

Alma Darinka Pineda fue elegida para representar a la Virgen María en el viacrucis de Iztapalapa este año. En entrevista, nos cuenta los retos que debe afrontar al personificar a la Madre de Dios. La Pasión de Cristo Iztapalapa

Publicada por Desde la Fe en Jueves, 21 de marzo de 2019

“Para mí fue muy emocionante, increíble, es la mejor emoción”, expresa.

Alma Darinka se aprendió muy rápido sus líneas, aunque durante los ensayos tuvo un problema que tuvo que superar: “de los nervios se me llegaban a cortar (detener) las lágrimas”.

No obstante, poco a poco fue dominando la emoción y lo que más desea es transmitir a los millones de personas que asistirán el dolor de la Virgen María al vivir la muerte de su hijo.

La joven de 22 años reconoce que representar a la Virgen es una de las mayores alegrías vividas.

“Es algo que se va a quedar para toda mi vida, una experiencia bonita. Algún día le voy a contar a mis hijos que yo salí de María”, expresa.

Te puede interesar: ¿Quién será la Virgen María?