Iglesia en México
rmb

El padre Roberto Yenny García es el nuevo obispo de Ciudad Valles

El Papa Francisco aceptó hizo el nombramiento tras aceptar la renuncia de Mons. Roberto Octavio Balmori.
La Catedral de Ciudad Valles, en San Luis Potosí. Foto: Especial.
La Catedral de Ciudad Valles, en San Luis Potosí. Foto: Especial.

El Papa Francisco designó obispo de Ciudad Valles, en San Luis Potosí, al padre Roberto Yenny García. La designación la dio a conocer la Nunciatura Apostólica este jueves a través de la Secretaria General de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM)

La Conferencia también informó que el Santo Padre aceptó la renuncia de monseñor Roberto Octavio Balmori Cinta, M.J, que anteriormente era el obispo de dicha diócesis.

Monseñor Balmori cumplió 75 años –edad de jubilación de los obispos- el pasado 20 de abril de 2018. Como manda el Código de Derecho Canónico presentó su renuncia al Papa desde aquel día, misma que le fue aceptada este miércoles.

Leer: Alegría del Cardenal Aguiar por el nombramiento de tres nuevos obispos auxiliares

La trayectoria del nuevo obispo

El padre Roberto Yenny García, de la Diócesis de Tampico, se desempeñaba como Secretario de Relaciones Institucionales de la CEM.

Es licenciado en Filosofía y en Teología Moral, maestro en Terapia Familiar por la Universidad Autónoma de Tamaulipas y está por concluir su doctorado en Bioética, por el Instituto de Investigaciones en Bioética en Monterrey, Nuevo León.

Monseñor Yenny, nuevo Obispo de Ciudad Valles, San Luis Potosí.

Monseñor Yenny, nuevo Obispo de Ciudad Valles, San Luis Potosí.

El Secretario General de la CEM, Alfonso Miranda, dio a conocer el nombramiento y agradeció el ministerio episcopal desempeñado por monseñor Balmori.

Monseñor Miranda deseó al padre Yenny “un fecundo desempeño en el inicio de su ministerio Episcopal que el Señor le ha confiado”.

La diócesis de Ciudad Valles, sufragánea de la Arquidiócesis de San Luis Potosí, está ubicada en la región de la Huasteca potosina, y fue creada en 1960 por el Papa Juan XXIII.

Comentarios