¿El amor de la vida es el esposo /a o los hijos?

Una especialista en familia dio su respuesta en una plataforma católica y tiene claro que el orden de las prioridades no siempre gusta a todos.
El orden de los sentimos hará que como familia amen de forma 'más perfecta' a sus hijos.
El orden de los sentimos hará que como familia amen de forma 'más perfecta' a sus hijos.

Mar Dorrio es Licenciada en Humanidades y está cursando un posgrado en Matrimonio y Educación Familiar por la Universidad Internacional de Cataluña, además es escritora para el medio católico Aleteia donde ha respondido a una pregunta que ha llamado la atención y ha generado debate: ¿Se debería amar más al esposo o a los hijos?, ¿quién es el amor de la vida?

De acuerdo con la especialista, el orden de prioridades en el amor es motivo de escándalo, pero las personas deben ser conscientes y saber que el amor de su vida es y debe ser su esposo o esposa, pues así amarán “de una manera más sana y profunda a tus hijos”.

Puedes leer: Seis reglas para convivir con familiares no católicos, y no acabar peleando

Sin embargo, al compartir en varios espacios su opinión, ha generado gran debate. “No hace ni un par de días que he presenciado cómo muchas buenas personas se llevan las manos a la cabeza (literalmente) al escuchar esta afirmación”, aseguró en su artículo.

“Quiero dar a esas personas una explicación calmada de por qué este orden es bueno”, para ello, recordó una frase del sacerdote y teólogo Fernando Ocáriz, del Opus Dei. “En una maleta ordenada caben más cosas…”.

“Pues, de la misma forma, en un corazón con los sentimientos ordenados cabe más amor, y caben más personas”.

El orden en los sentimientos “hará que desees lo mejor para tus hijos aunque no sea lo mejor para ti, aunque te duela echarlos de menos. Te preparará para la soledad que supone su partida (…) Así, educaremos hijos libres que decidirán sin miedo su futuro”.

“Ese orden no significa que queramos menos a nuestros hijos, pero sí que los vamos a querer de una manera más perfecta, más correcta”, aseguró la especialista.

 

Puedes leer el texto completo de Mar Dorrio aquí

Compartir