Corpus Christi 2020: “A todos nos hace falta el Cuerpo de Cristo”

La Misa fue en la Catedral Metropolitana, al final se impartió la Bendición Eucarística en el atrio.
Solemnidad de Corpus Christi. Foto: Jorge Luis Luna López / Catedral Metropolitana de México
Solemnidad de Corpus Christi. Foto: Jorge Luis Luna López / Catedral Metropolitana de México

En este Jueves de Corpus Christi 2020, en el marco de la pandemia de COVID-19, que ha impedido la celebración de la solemnidad con la presencia física de fieles en diversas diócesis del país, “sigamos manifestando nuestro deseo de recibir a Jesús”, pidió monseñor Carlos Samaniego, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis Primada de México.

Leer: 5 ideas (y una playlist) para celebrar Corpus Christi en casa

Monseñor Samaniego presidió la Misa de la Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo en la Catedral Metropolitana de México, acompañado por los Obispos Salvador González, Luis Manuel Pérez y Francisco Daniel Rivera, y por integrantes del Venerable Cabildo Metropolitano.


Monseñor Carlos Samaniego presidió la celebración. Solemnidad de Corpus Christi. Foto: Jorge Luis Luna López / Catedral Metropolitana de México.

Monseñor Carlos Samaniego presidió la celebración. Solemnidad de Corpus Christi. Foto: Jorge Luis Luna López / Catedral Metropolitana de México.

Aseguró que no sólo los fieles sufren las dificultades para recibir a Jesús Eucaristía. Los presbíteros y obispos también echan en falta la presencia del pueblo de Dios.

“Nosotros los sacerdotes, aunque podemos comulgar físicamente de Jesús Sacramentado, también nos hace falta Corpus Christi, el Cuerpo de Cristo que está en la asamblea. Nosotros lo anhelamos”.

Leer: Todo sobre Corpus Christi, la fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo

El obispo Samaniego llamó a los fieles que siguieron la Misa por redes sociales a corresponder al amor que Cristo nos mostró al quedarse con nosotros en el Pan y en el Vino.

“Conocer a Jesús es lo menos que podríamos hacer para corresponderle. Conocerlo en silencio ante el sagrario, en la oración personal: amarlo –‘si me amaran, cumplirían mi Palabra’-; recibirlo presencialmente, cuando sea posible comulgar y ahora, con una comunión de deseo”; y darlo a conocer, hacer que todos lo conozcan y lo amen”.

Al finalizar la Misa, como es tradición en esta solemnidad, el Santísimo Sacramento fue llevado en procesión por el atrio de la Catedral Metropolitana, dentro de la barda perimetral.

Desde ahí, mirando hacia el Zócalo de la Ciudad de México, monseñor Samaniego impartió la Bendición Eucarística.

Puedes ver la ceremonia completa aquí:

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775



Google-news