Iglesia en México

Cooperación diocesana 2018-2019: La manera más eficaz de ayudar

Esta colecta tiene el fin de apoyar la labor pastoral y la obra social en favor de los más necesitados.
Esta colecta tiene el fin de apoyar la labor pastoral y la obra social en favor de los más necesitados.
Esta colecta tiene el fin de apoyar la labor pastoral y la obra social en favor de los más necesitados.

“Dios ama al dador alegre”, y con esta seguridad, la Arquidiócesis Primada de México, a través de la Cancillería, invita a la comunidad a apoyar la labor pastoral y la obra social de la Iglesia con su aportación económica correspondiente a la Cooperación Diocesana 2018-2019, misma que los fieles pueden realizar en las parroquias de la ciudad de México durante los días restantes de diciembre y hasta febrero del siguiente año.

Cabe recordar que la Iglesia desarrolla una gran labor social en favor de los más necesitados, la cual sería imposible desplegar sin la ayuda económica de los fieles. Entre algunas de sus obras, se pueden contar los servicios de salud a través de dispensarios parroquiales y sanatorios; el funcionamiento de asilos para personas de la tercera edad; servicios de asesoría jurídica gratuita a quienes no tienen recursos; ayuda a migrantes y refugiados a través de centros donde se les proporcionan servicios básicos; apoyo a personas “sin techo”, a toxicodependientes, y muchas labores más en beneficio de las personas que necesitan de la caridad solidaria de los fieles.

Te puede interesar: La labor de la Iglesia en los conflictos sociales

La Cancillería arquidiocesana recuerda que la Cooperación Diocesana corresponde al derecho-deber que tiene todo fiel cristiano de ayudar a la Iglesia en sus necesidades, de modo que se pueda disponer de lo necesario para el culto divino y para las obras de apostolado y caridad. Una parte de lo que se obtenga –precisa la Cancillería–, será para apoyar también, mediante una manutención vitalicia, a los sacerdotes de edad avanzada que han cumplido fielmente con su ministerio, así como al sostenimiento del personal y los gastos propios de los bienes inmuebles a cargo del Arzobispado.

“Así pues –indica la circular–, nuestra Iglesia arquidiocesana espera de la generosidad de cada uno de sus miembros, colaborando con al menos un día de salario o un día de utilidades, además de toda otra forma de ayuda que cada quien quiera ofrecer para las necesidades económicas de la Arquidiócesis. A quienes no tienen un ingreso fijo o ganan un salario mínimo, se les pide aporten lo que sus posibilidades permitan”.

Señala, por otra parte, que la evangelización es la tarea fundamental de la Iglesia, razón por la cual también se necesita de este apoyo solicitado anualmente, con la finalidad de disponer de los medios suficientes para el desempeño de tan importante misión.

Finalmente, la Cancillería de la Arquidiócesis Primada de México pide a todos los encargados de los templos tomar en cuenta las indicaciones existentes para la entrega de la aportación, las cuales se les darán a conocer en sus correspondientes Vicarías Episcopales, mismas que administrarán el 25 por ciento de lo recabado durante esta Cooperación Diocesana.