El Niño Doctor: La historia detrás de esta imagen sagrada

La devoción por el Santo Niño Doctor nació en Tepeaca, Puebla, y se ha extendido rápidamente.
Imagen del Niño Jesús Doctor de los Enfermos. Foto: Cortesía.
Imagen del Niño Jesús Doctor de los Enfermos. Foto: Cortesía.

En los últimos años ha comenzado a extenderse por todo el país la profunda devoción por una pequeña imagen del Niño Jesús en el municipio de Tepeaca, ubicado a 35 kilómetros de Puebla capital. Se trata del Santo Niño Doctor, a quien sus devotos le atribuyen innumerables curaciones y otros milagros inexplicables.

Leer: Oración por los enfermos al Santo Niño Doctor

En entrevista con Desde la fe, el padre Jorge de la Rosa, rector del Santuario, nos cuenta la historia de esta devoción, cuyo nombre correcto es Niño Jesús Doctor de los Enfermos.


El Niño Doctor de Hospital

En 1942 el municipio de Tepeaca inauguró un hospital y encomendó la atención de los enfermos a las hermanas Josefinas, que enviaron ahí a cuatro religiosas.

Una de ellas era Carmen Barrios, quien llevó consigo una pequeña imagen del Niños Jesús y la colocó en un espacio en el hospital.

“Ella le decía a los enfermos y a sus familiares que se encomendaran a Él”.

“Con el paso del tiempo comenzaron a ver algunos milagros inexplicables y comenzaron a llamarle El Niño del Hospital”.

Tiempo después la hermana fue trasladada a Tehuacán y se llevó consigo al Niño, pero los pobladores de Tepeaca pidieron que volviera y así sucedió. A su muerte, donó la imagen a la Parroquia de San Francisco, y por ese tiempo ya era conocida como el Niño Doctor.

El padre Jorge de la Rosa, rector del Santuario, con la imagen del Niño Jesús Doctor de los Enfermos.

El padre Jorge de la Rosa, rector del Santuario, con la imagen del Niño Jesús Doctor de los Enfermos.

El nuevo Santuario

La fama de la imagen comenzó a extenderse no sólo por México sino incluso a otros países, por lo que en poco tiempo la imagen fue colocada en el altar principal de la Iglesia.

Hace algunos años, la Arquidiócesis de Puebla decidió trasladar la parroquia al Convento de Tepeaca y convertir la iglesia en el Santuario del Niño Jesús Doctor de los Enfermos.

De acuerdo con el Padre Jorge, anualmente el nuevo Santuario recibe más de un millón de visitantes, y la devoción no ha dejado de aumentar.