Iglesia en México

Conoce el Santuario de la Virgen de Juquila, en Oaxaca

Cada 8 de diciembre, miles de peregrinos llegan a su santuario en Oaxaca, el tercero más visitado del país.
Santuario de la Virgen de Juquila, Oaxaca.

Una de las advocaciones marianas más queridas en México es la Virgen de Juquila, una imagen que data del siglo XVI, y cuyo santuario se encuentra en el municipio del mismo nombre, en la zona montañosa de Oaxaca.

Leer: Tres santuarios cercanos a la Ciudad de México

Su devoción en México inició con el religioso dominico fray Jordán de Santa Catalina, quien trajo la imagen desde España y la obsequió a un joven que lo había servido y que habitaba en el poblado de Amialtepec. El muchacho la llevó a su casa y posteriormente la entregó a la capilla del poblado. Se dice que desde que se incorporó a la comunidad, comenzó a ser venerada ahí y en las localidades vecinas.

La devoción se incrementó en el año de 1633, cuando la iglesia en que estaba se incendió. Se dice que los indígenas prendieron fuego a los montes para renovar los parajes de siembra, pero el viento descontroló las llamas. Tras consumirse todo, los pobladores hallaron que la Virgen permaneció intacta, y si acaso, tuvo pequeños daños en la vestimenta, que de inmediato fueron restaurados.

Virgen de Juquila, Oaxaca.

Virgen de Juquila, Oaxaca.

Creció entonces la devoción y fue trasladada a la cabecera municipal y posteriormente a su actual santuario. Este año, 1633, fue de especial relevancia en la fe mariana ya que a la ciudad de Oaxaca llegó otra imagen que tiene gran veneración en el estado: Nuestra Señora de la Soledad.

A pie o en bici

La Virgen de Juquila tiene su fiesta patronal el 8 de diciembre, cuando la Iglesia celebra a la Inmaculada Concepción de María.

Este día, recibe a miles de peregrinos de todo el país y del extranjero, entre ellos visitantes de Guatemala y de Estados Unidos. Medios locales señalan que arriban al menos 20,000 personas.

Los peregrinos llegan a pie, en bicicleta o en camiones. Las peregrinaciones inician desde noviembre, pero hay visitas todo el año. Estimaciones oficiales indican que dos millones de personas acuden al año.

La Virgen de Juquila fue coronada en 2014 por instrucción del Papa Francisco. El encargado de esta ceremonia fue el Nuncio Apostólico Christophe Pierre, acompañado del entonces Arzobispo de Oaxaca, José Luis Chávez Botello, y de numerosos fieles.

El templo tiene dos niveles en su fachada y cuenta con nichos, sobre los cuales hay dos torres con sus campanas. En uno de los nichos está una imagen de la Virgen y en la parte superior hay un reloj.

Con información de Mario Sarmiento Zúñiga, publicada en Estudios de Historia Novohispana, UNAM.