Clima electoral, en la mira de la Asamblea de los Obispos de México

Monseñor Rogelio Cabrera pidió a los obispos de México hacer suya la voz del Papa en Fratelli Tutti, con el fin de dignificar la política.
Monseñor Rogelio Cabrera en Misa de Inauguración de la XC Asamblea de Obispos de México.
Monseñor Rogelio Cabrera en Misa de Inauguración de la XC Asamblea de Obispos de México.

En su mensaje de apertura de la XC Asamblea Plenaria de los Obispos de México, monseñor Rogelio Cabrera, presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), señaló que, en medio del clima electoral que vive México, es necesario que la Iglesia escudriñe el contexto socio-político, a fin de poder orientar debidamente a la comunidad sobre un adecuado discernimiento.

Puedes leer: Mons. Cabrera: La Iglesia latinoamericana tiene grandes desafíos

Dijo que los Obispos de México deben hacer suya la voz del Papa Francisco en Fratelli Tutti y respetar como Iglesia la autonomía de la política, pero sin relegar dicha misión al ámbito de lo privado, “toda vez que la política -como lo establece la encíclica- no puede ni debe quedarse al margen en la construcción de un mundo mejor…”.


En este sentido, dijo que, como obispos de México, es necesario aportar luces y propuestas, no sólo quejas o críticas hacia la política. “Frente al poder económico y político -agregó-, no podemos tener ni silencios temerosos, ni estridencias belicosas. Comprometámonos a construir juntos una mejor política puesta al servicio del verdadero bien común, con visión amplia y en diálogo con otros para afrontar los diversos aspectos de la crisis que vivimos”.

Por tal motivo, monseñor Rogelio Cabrera invitó a obispos de México, sacerdotes, miembros de la vida consagrada, diáconos, seminaristas, fieles laicos y personas de buena voluntad, a aceptar el llamado del Papa Francisco “a rehabilitar la política, que ‘es una altísima vocación, una de las formas más preciosas de la caridad, porque busca el bien común’”.

Mayor atención a jóvenes y vocaciones femeninas

Por su parte, el Nuncio Apostólico en nuestro país, monseñor Franco Coppola, dirigió también un mensaje a obispos de México, sacerdotes, religiosos, religiosas y a fieles laicos en general, con el fin de impulsar los trabajos de la Iglesia para bien de toda la comunidad.

Monseñor Franco Coppola pidió ver en Fratelli Tutti mayor atención a jóvenes y vocaciones femeninas.

El Nuncio Apostólico hizo un llamado ver en la encíclica Fratelli Tutti, y en el Año de San José y de la Familia (2021), herramientas fundamentales para hacer frente a la complicada situación que vive México por causa de la pandemia de Covid-19, y también de cara a la post pandemia.

Dijo que estas herramientas también pueden ayudar a contrarrestar la situación revelada el año pasado por el censo de población, respecto a la disminución del número de católicos, lo cual contrasta con un ligero aumento de fieles de otras religiones, y sobre todo con el  alarmante incremento de los “sin religión”, que en los últimos 10 años se ha duplicado.

En este sentido, Monseñor Franco Coppola señaló que la encíclica Frateli Tutti nos pide dirigir la mirada a los demás, tomar conciencia plena de que todos somos hermanos, de que todos nos encontramos en un mismo barco y de que no podremos salvarnos solos.

“Nos decimos hermanos, pero no nos tratamos como hermanos… y menos a las hermanas… La caída de las consagraciones religiosas femeninas es una alarma que hay que atender y enfrentar pronto si no queremos que la Iglesia pierda su rostro esencial: el de Madre”.

En cuanto al Año de San José, el Nuncio Apostólico señaló que debemos aprender del padre de Jesús a vivir con obediencia a Dios, a seguir su ejemplo de hombres trabajadores y actuar con valentía creativa.

“Mucho de la figura y modelo de san José puede y debe aprovecharse para innovar la formación en los Seminarios, así como para la formación de nuestros jóvenes que se orientan a construir un nuevo hogar”.

Sobre el Año de la Familia, monseñor Franco Coppola llamó a la comunidad a actuar bajo la conciencia de que muchos de nuestros jóvenes no conocen el proyecto que Dios tiene para cada uno de sus hijos, e ignoran qué es el amor, qué es un Matrimonio y qué es una familia, ya que no han recibido buenos ejemplos en este sentido.

Lo que ha faltado a los obispos de México

“(Lo anterior) ciertamente es también porque nosotros, como pastores, no nos hemos hecho cargo de su formación -señaló monseñor Franco Coppola-, una formación que no tiene que cambiar su contenido: el Evangelio es válido y atractivo para los jóvenes hoy más que nunca; pero sí necesita de formas nuevas y de un lenguaje adecuado al lenguaje de nuestros jóvenes”.

En este sentido, señaló que en noviembre se celebrará la Asamblea del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), mismo que representa una oportunidad para iniciar el decenio que nos llevará a los 500 años del Acontecimiento Guadalupano, profundizando “en lo que el Espíritu Santo nos quiere decir en cuanto a la evangelización de nuestros adolescentes y jóvenes…”.

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios