CEM responde a acusación del Tribunal Electoral vs. ministros de la Iglesia

Para la CEM, el Tribunal Electoral emitió una resolución contraria a los ministros de culto bajo criterios alejados de los derechos humanos.
Mons. Rogelio Cabrera, Presidente de la CEM.
Mons. Rogelio Cabrera, Presidente de la CEM.

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) dio respuesta a la resolución emitida -y enviada a la Secretaria de Gobernación para la aplicación de sanciones- por el Tribunal del Poder Judicial de la Federación, que determinó que 4 ministros de culto transgredieron la separación Iglesia-Estado al violar los principios de igualdad y equidad en la contienda federal electoral de 2021, al pretender influir en el sentido del voto.

Puedes leer: Intuban a Mons. Isidro Guerrero, obispo de Mexicali, enfermo de Covid

El comunicado de la CEM -firmado por Mons. Rogelio Cabrera y Mons. Ramón Castro, Presidente y Secretario general, respectivamente- señala que la Iglesia respeta las decisiones de los tribunales del país; sin embargo, no comparte los razonamientos hechos por la dependencia.


Por el contrario -señala-: “los consideramos violatorios de uno de los derechos humanos más importantes en un Estado democrático, como es la libertad de expresión (circunstancia que, por otra parte, sí se respetó en el caso del señor Obispo Pedro Pablo Elizondo Cárdenas, y no así para los demás implicados)

La CEM asegura que ninguno de los ministros de culto se manifestó específicamente a favor o en contra de un candidato o partido político determinado, “sino que -en ejercido de su libertad de expresión- hicieron pronunciamientos personales sobre la realidad social del país”.

En este sentido, los Obispos señalan que, en una interpretación que vulnera los principios de legalidad y seguridad jurídica de las personas, el Tribunal acuña un término totalmente alejado del principio de tipicidad (exacta aplicación de la ley en el derecho sancionador) al resolver que sus expresiones “funcionalmente (sic), en la práctica fueron en contra de un partido político”.

La CEM considera que en un Estado democrático moderno, este tipo de resoluciones restrictivas de los derechos humanos se alejan de los parámetros establecidos en los tratados y convenciones internacionales.

Sin embargo, los Obispos de México tienen plena confianza en que la Secretaría de Gobernación determinarán lo conducente de manera legal, justa y en pleno respeto a los derechos de los ministros de culto y ciudadanos mexicanos.

“Asimismo -señala el texto del comunicado-, tenemos la certeza de que el Gobierno de la República, que ha reiterado su compromiso con la democracia y las libertades de las personas, sabrá ponderar que en las expresiones de los ministros implicados y en la posición de la Iglesia Católica en México, no hay violación alguna al principio de separación entre la Iglesia y el Estado”.

Por el contrario -señala finalmente la CEM-, en este 2022, en que se celebra el 30 aniversario del restablecimiento de las relaciones entra ambas instancias, “reiteramos que la iglesia en México siempre ha colaborado positivamente para construir el bien común, especialmente con los más favorecidos”.