Iglesia en México
rmb

Catequesis híbrida: un sistema de formación que busca llegar a todos

La Arquidiócesis de México dio respuesta a la pandemia con este sistema que combina copias, clases en línea y llamadas telefónicas.
Las clases en línea han sido una de las formas de continuar con la catequesis en la pandemia de COVID-19
Las clases en línea han sido una de las formas de continuar con la catequesis en la pandemia de COVID-19

Las generaciones pasan y Graciela Molina, de 73 años, quien es catequista de la parroquia Esperanza de María desde hace tres décadas, no quita el dedo del renglón y sigue evangelizando a los niños para que obtengan el sacramento de la Comunión y la Confirmación. “Desde el catecismo de las 100 preguntas hasta ahora con el Zoom, les digo a mis catequistas que las lecciones sean jugosas y alegres”, cuenta.

Puedes leer: Dibujos de santos para colorear parte 2: una herramienta de catequesis


La pandemia -y el aislamiento social que inició en marzo- tomó por sorpresa a todos, incluyendo a las cerca de 5,000 catequistas activas que hay en las siete zonas pastorales de la Arquidiócesis Primada de México (APM), quienes haciendo uso de WhatsApp y otras herramientas, lograron hacer que sus grupos de niños recibieran los sacramentos en septiembre. Tal fue el caso de Paciana del Valle Páez, catequista de la parroquia de San Pedro Mártir, quien continuó evangelizando a su grupo a través de mensajes de WhatsApp. “Yo les mandaba la homilía u oraciones por audio, y ellos me mandaban mensaje de cómo la comprendían y entendían”, cuenta.

Ante esta situación, la Dimensión de Catequesis de la Arquidiócesis Primada de México, encabezada por Fernando Cruz Nájera, capacitó a las y los catequistas en el uso de herramientas digitales, y a la par establecieron criterios bajo los cuales todos realizan su labor.

Los 10 criterios en los que se enfocaron fueron los siguientes:

Sana proximidad

Así como se pide sana distancia física, desde la óptica de la fe y comunidad eclesial se habla de buscar la proximidad con el prójimo para que la acción catequética no sea fría.

Comunidad en la virtualidad

Privilegiar la convivencia. Este ejercicio de la transmisión de la fe sólo es efectivo a través de una comunidad, no existe catequesis individual.

Catequista acompañante

La figura del catequista en tiempos de crisis tiene que hacerse cercana y presente con todos. Eso requiere mucho esfuerzo, hoy (la catequista) tiene que pensar en cada uno de sus interlocutores y sus familias.

Equipo de trabajo colaborativo

La catequesis requiere que se hagan equipos parroquiales, que diseñan sus propias planeaciones, materiales y recursos.

Competencias digitales

Usar las herramientas digitales con la intención de ayudar a que crezca la fe de sus usuarios.

Creatividad explosiva

Las catequistas siempre se han caracterizado por ser muy creativas, pero hoy requieren el triple de esfuerzo para mantener la atención de su interlocutor con contenidos gráficos, audiovisuales y videos.

Iglesia en salida

Es una oportunidad de hacer una catequesis misionera porque hoy todos los hogares ‘están abiertos’.

Instrumentos para interactuar con toda la familia

Fortalecer y resignificar el sentido de la catequesis en familia, hoy están los papás, niños, abuelos y adolescentes instruyéndose en la fe.

Estrategias y sentido de la iglesia incluyente

Se trabajan herramientas para incluir a personas con discapacidad.

Llegar a la gente que no tiene conexión a internet

El 35% de las comunidades de la Arquidiócesis Primada de México no tienen acceso a internet, se busca incluirlas y hacer procesos que permitan llegar a todos.

 

La situación generó un reto que derivó en tres modalidades de catequesis: A distancia, para que quienes no tienen internet puedan recibir los subsidios en copias o resúmenes y dar un seguimiento vía llamada telefónica; Virtual, en una plataforma donde no hay interacción entre catequistas y niños, sólo se descargan ejercicios y se suben a la red cuando ya están resueltos; y en tercer lugar, la catequesis en línea, que consiste en conectarse en un horario en que coincidan catequistas y niños, y haya una interacción en tiempo real.

En medio de esta situación sanitaria, Fernando Cruz Nájera prevé que una vez que se tenga semáforo verde en la Ciudad de México continuará la catequesis híbrida, y ahora será una combinación de sesiones presenciales espaciadas en el tiempo (una vez al mes) y otras de forma virtual.

Mientras tanto, la coordinadora de catequistas Graciela Molina mantiene la fe, y resalta que su equipo ha sido muy valiente y decidieron entrarle a la nueva normalidad con ocho grupos -cinco de Primera Comunión y tres de Confirmación- con un total de 100 niños. Ella y su equipo se encomiendan al Espíritu Santo y han recibido el apoyo de las familias.

Puedes leer: Aquí hay catequesis, pero faltan los salones

 

Con información de Melva Navarro 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios