Iglesia en México

Cardenal Aguiar: “El vicario parroquial no es un empleado”

El Arzobispo Primado de México pidió a los nuevos vicarios parroquiales de la Arquidiócesis aprender todo lo bueno de sus párrocos y desechar lo malo.
El Cardenal Carlos Aguiar Retes. Foto: María Langarica
El Cardenal Carlos Aguiar Retes. Foto: María Langarica

La figura del vicario parroquial es fundamental en la vida de la Iglesia católica, y debe entenderse como una figura de gran responsabilidad en la diócesis, y no simplemente como un empleado, aseguró el Arzobispo Primado de México, Carlos Aguiar Retes.

“Canónicamente, el vicario tiene prácticamente todas las facultades del párroco, pero está subordinado a él. Hay muy buenos párrocos que le dan su lugar al vicario parroquial, y hay otros que lo toman como un empleado, y eso no debe ser”, dijo.

Durante una reunión con un grupo de 16 sacerdotes que asumirán nuevas funciones como vicarios en diversas iglesias de la Arquidiócesis de México, el Cardenal Aguiar pidió a los presbíteros aprender de las cosas positivas de sus párrocos, pero también de aquellas cosas que les gustaría cambiar cuando, en el futuro, se hagan cargo de su propia parroquia.

Leer: En marcha nuevas Unidades Pastorales de la Arquidiócesis

“Es importante ver cuando las cosas funcionan bien, y aprender y asumir los buenos ejemplos; cuando las cosas van mal, también hay que aprender y decir ‘eso no lo voy a hacer’”.

El Cardenal compartió con los nuevos vicarios un consejo que le dio su formador al inicio de su vida sacerdotal: “cuando lleguen a su destino, apunten todo lo que no les parece que está bien, desde las cosas materiales de la casa, el funcionamiento, de lo que perciben del trato con la gente y del funcionamiento de la parroquia (…) si no lo hacen, en un año ya las habrán hecho suyas, y no van a modificar nada”, puntualizó.

Cabe mencionar que en este grupo de nuevos vicarios no están incluidos los sacerdotes recién ordenados, cuyo destino les anunciará el Cardenal Aguiar en una reunión este viernes.