Iglesia en México

Cardenal Aguiar a los sacerdotes: “debemos dar la vida por Jesús”

El Arzobispo Primado, Carlos Aguiar, presidió la Solemne Procesión con el Santísimo Sacramento al interior de la Catedral.
El Cardenal Aguiar durante la Misa de Corpus Christi. Foto: María Langarica
El Cardenal Aguiar durante la Misa de Corpus Christi. Foto: María Langarica

El mandato de Jesucristo: ‘Hagan esto en memoria mía’, no sólo es un llamado a los ministros a repetir el rito que Jesús hizo en la Última Cena, sino que también nos llama a todos los cristianos a entregarnos completamente a Dios en nuestra vida diaria, aseguró el Arzobispo Primado de México, Carlos Aguiar Retes.

Te puede interesar: Fiesta de Corpus Christi: ¡Cinco cosas que debes saber!

“Este mandato -explicó- tiene dos dimensiones, una es la que estamos realizando en este momento, celebrar la Eucaristía. Venimos a comulgar, a entrar en comunión con Cristo. Esta dimensión la hemos aprendido desde niños con la Misa, la Eucaristía, la presencia de Cristo en el Sagrario”.

El Cardenal Aguiar con el Santísimo Sacramento. Foto: María Langarica

El Cardenal Aguiar con el Santísimo Sacramento. Foto: María Langarica

“Pero hay otra dimensión que fácilmente se nos escapa. Cuando dice Jesús ‘Hagan esto en memoria mía’, no es simplemente un llamado para todos los ministros de repetir la Liturgia Eucarística, también se refiere a entregar su cuerpo, incluso llegando hasta la muerte, si es necesario”, dijo durante la Misa con motivo de la solemnidad de Corpus Christi.

En su homilía desde el Altar Mayor de la Catedral Metropolitana de México, el Cardenal Aguiar aseguró que, con el milagro de la Eucaristía, Dios también nos llama a descubrir nuestra vocación y a desarrollarla, siguiendo el ejemplo de Jesús.

Leer: Todo sobre Corpus Christi, la fiesta del cuerpo y la Sangre de Cristo

“Es la ofrenda existencial de la vida de Jesús en la vida ordinaria. La Eucaristía implica esto, nosotros somos llamados por Jesús, y cuando escuchemos en la Eucaristía las palabras de la consagración del pan y del vino, debemos recordar que nosotros también debemos dar nuestra vida, como lo hizo Jesús, cumpliendo la misión de Dios nuestro Padre”.

“Como dice el mismo San Pablo al recordar la fórmula de la consagración, este cáliz es la Nueva Alianza que se sella con mi sangre, es decir, esta relación permanente, constante, que Jesús debe tener con nosotros para ayudarnos también a seguir su testimonio y su ejemplo en la relación con los demás, para implantar el Reino de Dios y sus valores”.

El Cardenal Aguiar finalizó su mensaje pidiendo al Señor “que experimentemos en nuestra entrega la fortaleza del Espíritu, como le sucedió a Jesús, para que seamos no solamente felices, sino que transmitamos esta alegría y esperanza caminando en la fe”.

Al terminar la Misa, el Arzobispo Primado, acompañado de sus obispos auxiliares y sacerdotes, presidió la Solemne Procesión con el Santísimo Sacramento al interior de la Catedral, cantando el himno “Tú reinarás” con el coro y los fieles.