Así fue el histórico recorrido del Santísimo por la alcaldía Cuauhtémoc

Un grupo de sacerdotes se organizó para que, en la fiesta de Corpus Christi, Jesús Sacramentado recorriera las calles y bendijera a los fieles.
Este Corpus Christi 2020, el Santísimo Sacramento recorrió las calles del centro de la Ciudad de México. Foto: Especial
Este Corpus Christi 2020, el Santísimo Sacramento recorrió las calles del centro de la Ciudad de México. Foto: Especial

El Santísimo Sacramento recorrió este Jueves de Corpus Christi parte de la alcaldía Cuauhtémoc en la Ciudad de México; el objetivo fue que, en estos momentos difíciles, los fieles pudieran sentir cercana la presencia de Jesucristo y recibir de Él su bendición.

Leer: Corpus Christi 2020: “A todos nos hace falta el Cuerpo de Cristo”

Fueron los sacerdotes del primer decanato de la IV Zona Pastoral “San Miguel Arcángel”, quienes desde febrero pasado comenzaron a organizarse para realizar una experiencia de este tipo en torno a la celebración del Cuerpo y la Sangre de Jesucristo. Sin embargo, la emergencia sanitaria modificó la logística, pero no la intención.


En entrevista, el padre Francisco Javier Nieto Jiménez, de 41 años, explica que el propósito era no sólo celebrar una hora santa o la fiesta al interior del templo, sino que Jesús caminara en medio de su pueblo. Así, fueron casi tres horas de recorrido en procesión por diez parroquias y una rectoría.

El recorrido del Santísimo fue transmitido en Facebook Live. Foto: Especial

El recorrido del Santísimo fue transmitido en Facebook Live. Foto: Especial

“En un principio –comenta– íbamos a hacer el recorrido en una camioneta, pero una persona ofreció su coche descapotable. En el auto, yo iba sosteniendo la custodia, y el padre Alberto Adenoaegi, secretario del decanato, iba transmitiendo a través de Facebook Live y comentando el recorrido”.

Durante el trayecto por las colonias Juárez, Cuauhtémoc, San Rafael, Santa María la Ribera y Atlampa, se rezaron los misterios luminosos del Santo Rosario, y se confió a Jesús Sacramentado a todas las familias del decanato, especialmente a los enfermos y a los que han perdido a un ser querido.

El recorrido

En un primer momento se propuso que los sacerdotes del decanato esperaran la llegada del Santísimo afuera de sus parroquias; sin embargo, finalmente se determinó que el recibimiento fuera dentro de los templos con una pequeña presencia de fieles, con las medidas sanitarias pertinentes.

La procesión inició en la Parroquia del Santísimo Redentor y concluyó en la del Santísimo Niño Jesús, conocido como el Santo Niño Limosnerito. Participaron también las parroquias Perpetuo Socorro y San José, Votiva, Santo Niño de la Paz, San Miguel Arcángel y San Benito Abad, Nuestra Señora de Guadalupe, Santos Cosme y Damián, la Sagrada Familia y la rectoría de María Reparadora.

Los sacerdotes acercaron a Jesús Eucaristía a los fieles en tiempos de COVID-19. Foto: Especial

Los sacerdotes acercaron a Jesús Eucaristía a los fieles en tiempos de COVID-19. Foto: Especial

El padre Nieto Jiménez explica que todos los sacerdotes responsables de estos templos participaron, excepto uno que es atendido por sacerdotes mayores.

La reacción de los fieles

A lo largo del recorrido, como se pudo observar a través de las redes sociales del decanato y de las páginas parroquiales de los templos que lo conforman, los fieles manifestaron sorpresa al ver al Santísimo Sacramento recorriendo las calles.

“Algunas personas se hincaban, otras se persignaban o pedían que se les diera la bendición. Pudimos observar una gran necesidad de Cristo, sobre todo por la situación que estamos viviendo, que nos ha llevado a celebrar la Santa Misa sin la presencia de los fieles”.

El sacerdote afirma que durante el recorrido también llegó a sentir cierta tristeza por la gente que se mostraba indiferente, no sólo ante la presencia de Jesús Sacramentado, sino también a la dolorosa situación que se vive en México a causa de la pandemia.

Había gente sin cubrebocas, incluso adultos mayores, pues no creen lo que está pasando; creen que el virus no existe, que es un invento. Yo pensaba, ¿cómo podemos hacerles entender que la vida es un don de Dios que debemos cuidar; que Él nos está dando la oportunidad de vivir y que tenemos que responder evitando ser contagiados?”.

El Santísimo en las calles de la Ciudad de México. Foto: Especial

El Santísimo en las calles de la Ciudad de México. Foto: Especial

Jesús camina con su pueblo

El presbítero reconoció que antes de iniciar el recorrido sintió nervios y cierto temor, pero una vez que comenzó la procesión, se sobrepuso rápidamente: “Entendí que estábamos haciendo esto con mucha fe y todas ¡medidas sanitarias pertinentes, por lo que nada podía pasar. Pero además, Jesús iba a caminar con nosotros, y eso me llenó de paz. Así que me encomendé a Él”.

“De manera personal –concluye el sacerdote con 14 años de ordenado– esta experiencia anima mucho mi ministerio; y en este momento me hace sentir con mucha fortaleza y seguridad, pues lo que hicimos los sacerdotes del decanato fue hacer presente a Cristo en el mundo de hoy que tanto lo necesita, especialmente en las circunstancias que estamos viviendo”.

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775