¿Qué hacen los Papas en sus vacaciones?

Como todas las personas, los Papas merecen vacaciones, pero cada uno de ellos tiene sus lugares favoritos y formas de gastar ese tiempo.
El papa Francisco descansando en un jardín
El Papa Francisco descansando en un jardín del Vaticano / Foto: Especial

Desde el siglo XVII se construyó una residencia veraniega para que los Papas descansaran en sus vacaciones; está a 18 kilómetros de Roma y se llama Castel Gandolfo. Este lugar fue diseñado como un chalet por Carlo Maderno para Urbano VIII, quien tomó posesión de él en 1626.

Allí han vacacionado la mayor parte de los Papas hasta 1870, cuando nadie lo habitó. Fue en 1929, cuando, con la firma del Pacto de Letrán que dio origen al Estado del Vaticano, Castel Gandolfo quedó incorporado a la Santa Sede.

Clemente VIII pasaba largos períodos en este lugar.

Te puede interesar: ¿A dónde iba el Papa Juan Pablo II cuando se escapaba de incógnito?

Juan Pablo II comentó en el Ángelus del 2 de julio del año 2000 que, “en la sociedad actual, frecuentemente fanática y competitiva, en la que predomina la lógica de la producción y la ganancia, no raramente menos preciado la persona, es aún más necesario que cada uno pueda tener un adecuado período de reposo.”

Las vacaciones de Juan Pablo II

Juan Pablo II, cuando era profesor en Cracovia, acostumbraba vacacionar con sus alumnos en la montaña; le gustaba remar en cayac, hacer excursionismo y recorrer las veredas, aunque también practicaba el esquí, el futbol y la natación. “las vacaciones son un tiempo propicio para renovar la vida interior”, decía.

Es muy conocido que, de vez en vez, Juan Pablo II se iba de pinta del Vaticano; cambiaba sus zapatillas rojas por un buen par de botas y un overol, y salía a discreción a caminar por las montañas, e incluso, hay varias fotografías suyas practicando el senderismo.

Juan Pablo II en las montañas.

Juan Pablo II en las montañas.

Las vacaciones de Benedicto XVI

Su sucesor, Benedicto XVI, también disfrutaba de la naturaleza y acostumbraba ir al norte de Italia, pero sus días eran más reposados e intelectuales; hacía caminatas, pero también aprovechaba el tiempo para tocar el piano, por lo que viajaba con sus partituras, especialmente las de Mozart. También aprovechaba el tiempo para reflexionar y escribir sus libros, un hábito muy arraigado en él.

Después de su renuncia, algunos meses habitó Castel Gandolfo, antes de que se fuera a vivir al Monasterio Mater Ecclesiae, el interior de las murallas del Vaticano.

El Papa Benedicto tocando el piano

El Papa Benedicto tocando el piano

Te puede interesar: La historia del “bolerito” mexicano que conmovió al Papa Francisco

Las vacaciones de Francisco

Al Papa Francisco, en cambio, le gusta vacacionar en su lugar de su residencia; continúa en actividad pero baja el ritmo de trabajo. Escucha música, responde cartas, invita a amigos a comer, reza más tiempo y descansa.

El Papa Francisco caminando en la residencia de Santa Marta

El Papa Francisco caminando en la residencia de Santa Marta

Pero, aunque los Papas estén de vacaciones, siempre están al pendiente de lo que ocurre en el mundo y al interior de la Iglesia, pues todos están conscientes de su alta responsabilidad como dignos sucesores de San Pedro, y Vicarios de Jesucristo en la tierra.

 

Compartir