Iglesia en el mundo

Los lugares del mundo en los que Romero dejó huella

defensor
  • Nació en El Salvador en 1917 y su vida sacerdotal estuvo rodeada de conflictos bélicos en los cuales se volvió la voz de las víctimas.

Cynthia Fabila

Monseñor Salvador Romero es considerado el mayor defensor de los derechos humanos en El Salvador; sacerdote, buen pastor y la voz más fuerte a favor de la paz cuando, en 1977, inició una sangrienta guerra civil en ese país en la que el gobierno y grupos paramilitares perpetraron matanzas. En ese momento, el ahora santo, fue el único en denunciarlas a través de sus homilías, principalmente.

No sólo en El Salvador se reconoce su labor como símbolo de justicia y paz, es uno de los diez mártires del siglo XX representados en la Abadía de Westminster, en Londres, y fue nominado al Premio Nobel de la Paz en 1979.

En muchos lugares se recuerdan sus andanzas, sus mensajes y su labor pastoral, aunque su vida sacerdotal es- tuvo rodeada en conflictos bélicos, pues cuando estudiaba en Roma, se hallaba en el corazón de la Segunda Guerra Mundial (1939 a 1945) y al tomar posesión como Arzobispo de la arquidiócesis de San Salvador, cuando en ese país daba inicio la guerra civil.

Leer: Mons. Romero y los frutos de una vida entregada por amor a Cristo