La hermosa historia del hombre que besó la frente del Papa Francisco

“Te daré dos regalos”, le dijo la Virgen de Lourdes al pequeño: «Vas a levantarte y caminar, y luego hablarás y darás testimonio de lo que hice por ti»”.
Hombre besa la frente del Papa Francisco
Esta es la historia de Bouba, el hombre que besó la frente del Papa Francisco. Foto: Especial

Es muy conocida la imagen de aquel hombre que durante una Audiencia General se paró ante el Papa Francisco, lo tomó de la nuca y le dio un efusivo beso en la frente, ante la sorpresa de Su Santidad.

Esto ocurrió el 19 de febrero de 2020, cuando el Papa se encontraba saludando a quienes se hallaban en las primeras filas del Aula Pablo VI, reservada para personas con diversas discapacidades. Fue en ese momento cuando, de manera sorpresiva, Philippe Naudin rompió el protocolo y burló la seguridad del Vaticano para darle al Pontífice un beso en la frente.

Te puede interesar: El diablo conoce los ‘password’ de nuestro corazón: Papa Francisco

¿Pero quién es Philippe Naudin? Luego del hecho que le dio la vuelta al mundo, los voluntarios que ayudan en el Santuario de Lourdes en Francia lo reconocieron y lo ubicaron como un francés nacido en 1971, que sufre una discapacidad y que suele pedir limosna en uno de los accesos a ese santuario mariano.

Pero la historia de este hombre va más allá de aquel acontecimiento que conmovió a todo el mundo, ya que en ella obró un milagro que le cambió la vida, y en Desde la fe te lo contamos.

Dos regalos de la Virgen

Te daré dos regalos”, le habría dicho la Virgen de Lourdes en una revelación cuando tenía apenas 7 años. El niño pensó que le daría dulces y pasteles.

“¡Pero no era eso! Ella me dijo: “Vas a levantarte y caminar, y luego hablarás y darás testimonio de lo que hice por ti””, explicó Philippe Naudin en un testimonio que publica en su página de internet Philippe alias Bouba.com.

La historia Philippe 

Diez días después de su nacimiento, a Philippe Naudin le dio meningitis, la cual lo dejó paralizado. Derivado de dicho padecimiento, el infante vivió hospitalizado durante siete años. Durante ese tiempo siguió sin moverse ni hablar.

“En el verano de 1978, mi madre me inscribió en una peregrinación de Lourdes, organizada por la Diócesis de Moulins, con la esperanza de obtener un milagro de la Virgen María. Estaba entonces en una silla de ruedas”, indica el hombre discapacitado, conocido también como Bouba.

Te puede interesar: Catedrática mexicana trabajará para el Papa en la protección de menores

“Allí estuve en Lourdes, a los 7 años –rememora. No sabía lo que era un milagro. Solo pensé que la Virgen me iba a dar un regalo. Frente a la cueva, recibí su palabra en el mi corazón de niño: “Te daré dos regalos”.

La noche antes de partir, el niño fue llevado por una enfermera al baño, ahí lo dejaron en su silla de ruedas y sin más se bajó de ella y regresó al cuarto “a cuatro patas”.

En el tren, de regreso a su casa, dijo su primera palabra: “¡Mamá!”. Ella, continúa Bouba, comenzó a esperar que algún día pudiera hablar y caminar.

“En la siguiente peregrinación, mi condición mejoró. Hablé y caminé cada vez mejor. El médico del Hospital Universitario Clermont-Ferrand no lo entendía. Para mí, esos fueron los dos regalos que la Virgen María me había confiado, en el fondo de mi corazón”, afirma Naudin.

Tras el beso de Philippe Naudin al Papa Francisco, la historia de este hombre se difundió por todo el mundo.

Compartir