Iglesia de Canadá pide perdón por abusos cometidos en internados

Los obispos de Canadá se disculparon con los pueblos indígenas Inuit y Métis.
Una mujer miembro de los pueblos originarios de Canadá ante una ofrenda colocada afuera del Congreso de Victoria en honor de los niños fallecidos hallados en tumbas sin nombre. Foto: The Canadian Press.
Una mujer miembro de los pueblos originarios de Canadá ante una ofrenda colocada afuera del Congreso de Victoria en honor de los niños fallecidos hallados en tumbas sin nombre. Foto: The Canadian Press.

A través de un comunicado los Obispos Católicos de Canadá pidieron perdón a los pueblos indígenas por el sufrimiento experimentado en las Escuelas Residenciales Indígenas, que existieron hasta la década de los 60.

“Muchas comunidades religiosas católicas y diócesis participaron en este sistema, que condujo a la supresión de las lenguas, la cultura y la espiritualidad indígenas, sin respetar la rica historia, las tradiciones y la sabiduría de los pueblos indígenas”, escribieron los obispos.

“Reconocemos los graves abusos cometidos por algunos miembros de nuestra comunidad católica; físicos, psicológicos, emocionales, espirituales, culturales y sexuales. También reconocemos con dolor el trauma histórico y continuo y el legado de sufrimiento y desafíos que enfrentan los Pueblos Indígenas y que continúan hasta el día de hoy. Nosotros, los obispos católicos de Canadá, expresamos nuestro profundo remordimiento y pedimos disculpas inequívocamente”.


Las escuelas fueron creadas a finales del siglo XIX por el gobierno canadiense y encomendadas a las iglesias cristianas locales, incluida la católica.

Los obispos emitieron la disculpa luego de que en últimos meses se descubrieron más de mil tumbas sin nombre con restos de niños indígenas ubicadas cerca de los centros residenciales.

Se estima que desde 1883 hasta la década de 1960, unos 150,000 niños de los pueblos indígenas Inuit y Métis fueron obligados a asistir a una de estas 139 escuelas repartidas por todo Canadá. A través de ellas, el gobierno los obligaba a romper el vínculo con sus familias, su lengua y su cultura como parte de un plan para aplicar una “política de asimilación de las poblaciones nativas”.

En el comunicado los obispos se comprometen en caminar junto con el pueblo de Canadá a la sanación de las heridas.

“Estamos plenamente comprometidos con el proceso de sanación y reconciliación. Junto con las numerosas iniciativas pastorales que ya están en marcha en las diócesis de todo el país, y como una expresión más tangible de este compromiso continuo, nos comprometemos a emprender la recaudación de fondos en cada región del país para apoyar las iniciativas discernidas localmente con los socios indígenas”.

E invitan a los pueblos indígenas a caminar juntos “ayudándonos en cada una de nuestras diócesis en todo el país a dar prioridad a las iniciativas de sanación, a escuchar la experiencia de los Pueblos Indígenas, especialmente a los sobrevivientes de las Escuelas Residenciales Indígenas, y a educar a nuestro clero, a los hombres y mujeres consagrados, y a los fieles laicos, sobre las culturas y la espiritualidad indígenas”.

Asimismo se comprometieron a continuar “el trabajo de proporcionar documentación o registros que ayuden a la conmemoración de aquellos enterrados en tumbas sin nombre”.

Los obispos también dieron a conocer que el Papa Francisco se reunirá en el Vaticano con un grupo de indígenas en representación de toda la comunidad de pueblos originarios de Canadá.

“Habiendo escuchado las solicitudes para involucrar al Papa Francisco en este proceso de reconciliación, una delegación de sobrevivientes indígenas, ancianos / guardianes del conocimiento y jóvenes se reunirá con el Santo Padre en Roma en diciembre de 2021″, explicaron en el comunicado.

“El Papa Francisco se encontrará y escuchará a los participantes indígenas, por lo que para discernir cómo puede apoyar nuestro deseo común de renovar las relaciones y caminar juntos por el camino de la esperanza en los próximos años. Nos comprometemos a trabajar con la Santa Sede y nuestros socios indígenas sobre la posibilidad de una visita pastoral del Papa a Canadá como parte de este viaje de sanación”

“Nos comprometemos a seguir acompañándolos a ustedes, pueblos originarios, Métis e Inuit de esta tierra. Respetando su resistencia, fuerza y ​​sabiduría, esperamos escucharlo y aprender de usted mientras caminamos en solidaridad”.

La disculpa de los obispos fue emitida previo al primer Día Nacional de la Verdad y la Reconciliación, que se estableció en Canadá en honor a las niñas y niños desaparecidos y sobrevivientes de los internados y que se realizará el 30 de septiembre.

Puedes leer: El Papa pide aclarar el hallazgo de restos de niños indígenas en Canadá

Comentarios