El Papa pide aclarar el hallazgo de restos de niños indígenas en Canadá

Los cuerpos de 215 niños de origen indígena fueron hallados en un antiguo internado del gobierno de Canadá, que estuvo encargado a la Iglesia Católica.
Edificio de Kamloops Indian Residential School. Foto: Twitter @KamloopsArchaeo
Edificio de Kamloops Indian Residential School. Foto: Twitter @KamloopsArchaeo

El Papa Francisco expresó su dolor y cercanía con el pueblo canadiense por el hallazgo de los restos de 215 niños en un internado para menores indígenas del gobierno, que fue dirigido por la Iglesia Católica hasta la década de los1960.

Leer: Recorrió a pie de Canadá hasta la Basílica de Guadalupe

En un mensaje durante del Ángelus de este domingo, el Santo Padre aseguró que este triste descubrimiento “aumenta nuestra conciencia del dolor y el sufrimiento del pasado”.


“Me uno a los obispos canadienses y a toda la Iglesia católica de Canadá para expresar mi cercanía al pueblo canadiense, traumatizado por esta impactante noticia”.

“Que las autoridades políticas y religiosas de Canadá sigan colaborando con determinación para esclarecer este triste suceso y comprometiéndose humildemente en un camino de reconciliación y sanación”, expresó el Santo Padre.

El Papa: Los pueblos indígenas, riqueza para la humanidad

El hallazgo ocurrió en “Kamloops Indian Residential School”, perteneciente al sistema de internados indígenas de Canadá, que funcionó desde finales del siglo XIX hasta 1978. La mayoría de este tiempo, la atención de los menores fue encargada a la Iglesia.

Niños de Kamloops Indian Residential School .Foto: YouTube/Royal BC Museum

Niños de Kamloops Indian Residential School .Foto: YouTube/Royal BC Museum

Un grupo de trabajo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) llamó a las autoridades civiles y eclesiásticas de Canadá a investigar “de manera rápida y exhaustiva” este descubrimiento.

En un informe de 2015, la Comisión de la Verdad y la Reconciliación de Canadá determinó que los más de 150 mil niños que pasaron por los 130 centros del sistema de internados indígenas entre 1831 y 1996, sufrieron abusos, desnutrición y violaciones.

La Conferencia Episcopal canadiense aseguró que la noticia del hallazgo de los restos es preocupante y desgarradora, y se comprometieron a seguir trabajando para sacar a la luz la verdad.

Los obispos también elevaron una oración a Dios “por los niños que perdieron la vida” y reiteraron su compromiso de ser firmes en el acompañamiento de las familias y comunidades aborígenes.

Comentarios