¿Es este el verdadero rostro del apóstol San Pablo?

El Departamento de Arqueología Sagrada de la Academia Brasileña de Hagiología se propuso un ambicioso objetivo: recrear el rostro de San Pablo Apóstol.
Recreación del rostro de San Pablo. Foto: Vatican News.
Recreación del rostro de San Pablo. Foto: Vatican News.

San Pablo es considerado como uno de los grandes santos de la historia. Algunas pinturas lo retratan como un hombre joven y otras más como un anciano. Pero, ¿cómo lucía en realidad Saulo de Tarso?

Leer: Esto es lo que podemos aprender de San Pablo Apóstol, según el Papa

El Departamento de Arqueología Sagrada de la Academia Brasileña de Hagiología quiso responder a esta pregunta y, gracias a una profunda investigación, encargó a una artista la reconstrucción del rostro de San Pablo que, asegura, “está en perfecta armonía con la única descripción disponible” que se encuentra en los Hechos de Pablo y Tecla, un texto apócrifo que data del siglo II.


En declaraciones a Vatican News, el cardenal Odilo Scherer, arzobispo de de São Paulo, Brasil, aseguró que “la investigación y los recursos de la técnica pueden ayudar a brindar una imagen aproximada de ese hombre de rostro muy llamativo, mirada incisiva y presencia envolvente”.

Reconstrucción del rostro de San Pablo. Foto: Vatican News.

Reconstrucción del rostro de San Pablo. Foto: Vatican News.

Calvo y de nariz aguileña

“Nacido en la ciudad de Tarso, actual Turquía, Saulo parecía un joven bajo y delgado, de rasgos oscuros y ojos oscuros. Con su conversión, recorrió el mundo evangelizando y siendo perseguido, tanto que fue martirizado en Roma”, recuerda Vatican News.

Sus reliquias se encuentran en la Basílica de San Pablo Extramuros.

Fábio Tucci Farah, quien también es uno de los fundadores del Departamento de Arqueología Sagrada de la Academia Brasileña de Hagiología y especialista en reliquias de la Arquidiócesis de São Paulo, explicó que el ícono más antiguo del apóstol fue encontrado hace poco más de 10 años en Roma.

Leer: 25 de enero: La Iglesia celebra la conversión de san Pablo

“En junio de 2009, L’Osservatore Romano publicó un descubrimiento extraordinario en las catacumbas de Santa Tecla: el ícono más antiguo de São Paulo, datado entre fines del siglo IV y principios del quinto. Debajo de una gruesa capa removida por láser, especialistas de la Pontificia Academia Romana de Arqueología descubrieron el fresco de un hombre calvo de rostro delgado y alargado, barba oscura y nariz grande”.

“Si bien San Pablo tiene una vasta – y variada – iconografía, el ícono descubierto en las catacumbas de Santa Tecla está en perfecta armonía con la única descripción disponible de su apariencia, encontrada en los Hechos de Paulo y Tecla, un texto apócrifo que posiblemente se remonta a el segundo siglo”.

En él, San Pablo aparece como un hombre de baja estatura, de cejas dibujadas, calvo, de piernas arqueadas, ojos hundidos y una gran nariz aguileña.

La descripción el evangelio apócrifo junto a la antigua iconografía hallada en Roma sirvieron de punto de partida para la recreación del rostro de Saulo, que estuvo a cargo de la artista brasileña Girleyne Costa, con la colaboración del propio Farah.

La recreación estuvo a cargo de la artista brasileña Girleyne Costa. Foto: Vatican News.

La recreación estuvo a cargo de la artista brasileña Girleyne Costa. Foto: Vatican News.

“Para este trabajo, también tomamos en cuenta algunas características étnico-raciales, el estilo de vida paulista y, por supuesto, la personalidad que salta de sus innumerables epístolas”.

“No queríamos presentar simplemente el retrato de un fariseo de Tarso, que viajó miles de kilómetros como misionero, en el siglo I. Nuestro objetivo era presentar a un hombre con rostro de ángel que hablaba a la gente del siglo XXI. siglo. Un misionero que, después de casi dos milenios, sigue encantando al público”, dijo Farah a Vatican News.

Este retrato, explicó, forma parte de un proyecto más ambicioso, que busca recrear el rostro de todos los apóstoles de Jesús, en colaboración con el Museo de Arte Sacro de São Paulo denominado, y que lleva por nombre “El Verdadero Rostro de los Apóstoles de Cristo”.

Con información de Vatican News

Comentarios