1 de abril: La Iglesia Católica celebra a San Hugo de Grenoble

El 1 de abril, la Iglesia celebra a San Hugo, quien fue obispo de Grenoble.
San Hugo de Grenoble.
San Hugo de Grenoble.

San Hugo fue un hombre tan brillante y piadoso que tras haber participado como laico y como miembro del cabildo de la ciudad de Valence, en el Concilio de Aviñón de 1080, fue elegido como obispo de Grenoble, sin haber sido ordenado como sacerdote, a la edad de 26 años, y este cargo lo desempeñó desde 1080 1132. Él presentó su oposición a recibir esta responsabilidad, pero aceptó la decisión del Papa Gregorio VII como signo de obediencia.

Él fue hijo de un oficial que falleció siendo monje cartujo y nació en 1053 en Chateauneuf, Francia, y desde muy joven manifestó con sus actos una piedad extraordinaria y gran sencillez y caridad.

Cuando llegó a su diócesis ya como obispo, se encontró un verdadero caos: el clero era malo y usurero, gran número de los sacerdotes vivían en concubinato y muchos de ellos comerciaban con los bienes eclesiásticos. La moral de los laicos estaba envuelta en continuos escándalos y había muchas deudas por la mala administración del obispado.


Hugo trató de poner orden dialogando con la gente, con plegarias, penitencias, visitas parroquiales y domiciliarias, continuas exhortaciones al pueblo, pero a los dos años, la situación estaba estancada y eso lo impulsó a ingresar en la abadía de Maison-Dieu en Clemonte, donde vivió 15 meses en Auvernia y a vestir el hábito de San Benito, pero el Papa le ordenó que volviera a tomar las riendas de su diócesis y que no claudicara en sus tareas.

El resto del siglo XI fue marcado en su diócesis por el conflicto con Guigues III de Albon por la posesión de territorios eclesiásticos de Gresivaudan. Hugo apoyaba al conde de Albon quien había usurpado los terrenos del obispado con la ayuda del obispo Mallen.

Un acuerdo entre ambas partes se consolidó hasta 1099 aceptando a ceder esos territorios y San Hugo admitió la autoridad temporal del Conde.

La autoridad diocesana del obispo acaba por dar frutos, a pesar de no tener vocación episcopal. Los clérigos se reformaron, la nobleza se ordenó y se construyó un hospital para los pobres en medio de incontables obras de caridad.

En 1130, a los 77 años de edad, fue al encuentro del Papa Inocencio II quien venía de Italia. Su vida fue ejemplar. Él participó en los concilios de Viena (1129) que condenó a Enrique IV, y en el de Puy-en-Velay que excomulgó al antipapa Inocente II.

San Hugo falleció en Grenoble, Francia, el 1 de abril de 1132, y fue canonizado dos años después se muerte, en el Concilio que se celebraba en Pisa el Santo Padre.

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un  WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios