Cardenal Norberto Rivera no promociona productos "milagro": fraude utiliza su voz generada por IA

Leer más

Teresita, la niña que enseñó al mundo cómo enfrentar el cáncer de la mano de Dios

Teresita fue una niña misionera que ofreció a Dios los dolores provocados por el cáncer, a cambio de que muchos niños conocieran a Jesús.

16 marzo, 2024
Teresita, la niña que enseñó al mundo cómo enfrentar el cáncer de la mano de Dios
Teresita Castillo de Diego muestra su certificado de misionera / Foto: Especial
Creatividad de Publicidad

Especialmente tierna, la historia de Teresita, la niña con cáncer, sacude corazones más allá de su entorno familiar. Lo refleja un documental elaborado por la Fundación EUK Mamie y HM Televisión a partir de los testimonios de familiares y amigos.

El audiovisual incluye frases de la niña que dejan patente una vida llena de amor por Jesús y un deseo de estar en el cielo, a fin de “ser feliz para siempre, siempre”.

Los intensos dolores producidos por un tumor cerebral y los efectos secundarios de la quimioterapia y múltiples tratamientos para combatir el cáncer, no lograron apagar las sonrisas de Teresita, la niña con cáncer, ni tampoco su especial anhelo de convertirse en misionera.

Leer: Padre “Jota”, con la “J” de Jesús, músico y evangelizador

“¿Y por qué quieres ser misionera?”, le preguntarán más adelante, lo que conseguirá una respuesta que no deja a nadie indiferente: “Así estoy más cerquita de Jesús y me siento más santa. Quiero llevar a los demás con Jesús, y a los niños que no lo conocen, para que vayan al cielo”.

Admiradora de Carlo Acutis y seguidora de santa Perpetua, a su corta de edad adquirirá una madurez espiritual precoz, según el testimonio de su padre y los comentarios de su abuela.

El documental también narra parte del proceso de adopción de Teresita, la niña con cáncer, que superaron sus papás para trasladarla desde Rusia hasta su hogar final en España.

Convertía en diversión momentos de dificultad

Sin embargo, un elemento crucial será la conmovedora reacción de su padre al analizar el dolor de su hija, el suyo y el de su familia, con un sentido redentor.

Teresita Castillo de Diego apenas contaba con diez años cuando murió, el 7 de marzo del año 2021. Al conversar con Dios en la oración de cada día, le ofrecía su dolor para que los “niños conozcan a Jesús y vayan al cielo”.

“Ella me dijo: quiero llevar la alegría de Jesús al mundo, y eso está haciendo. Tenía mucha profundidad espiritual”, recuerda su padre.

Leer: Alpinistas escalan más de 5 mil metros para celebrar a la Virgen de Guadalupe

“Durante un período de quimioterapia que duraba año y medio, en una ocasión yo iba a prisa (al centro médico) y de pronto vi a Teresita con una bolsa y caminando con ayuda de una especie de caballete”.
Ella le dice con una sonrisa: “¡Mira, papá, este monopatín! Era un momento difícil, pero convertía el ir al baño con aquel trípode en algo divertido”, aunque no lo fuese.



“También era duro por los graves efectos secundarios, pero ella decía: bueno, papá, no pasa nada”.

“El sufrimiento madura mucho. La vi con mucha alegría de recibir a Jesús y sobre todo con ese deseo de ser misionera”. Y lo logró. Aquel día le entregaron un crucifijo y el diploma que la certificaban como tal. No lo esperábamos. El vicario episcopal fue a darle la unción (de los enfermos), pero también habló con ella”, recuerda el papá de Teresita, la niña con cáncer.

Más tarde, él, “con la autoridad de la Iglesia, la nombra misionera… Jose María Calderón, Delegado de Misiones de Madrid nos ha dicho que el Papa ha recibido con agrado las noticias que le han llegado de la niña. Y el nuncio ha destacado que nos exhorta a llevar esta pérdida de Teresita con un sentido de sufrimiento”. En efecto, así lo hicieron.

“Teresita me enseñó el sentido de eternidad”

A lo largo de los 53 minutos del video se narran diversos testimonios que muestran la simpática forma en que Teresita, la niña con cáncer, gestiona cuanto le ocurre, y cómo encuentra un lado especial en lo que sucede durante su enfermedad.

“Me enseñó el sentido de eternidad. Ella quería llevar muchas almas con Jesús y para que sean felices para siempre. Ella repetía: para siempre. Creo que se le ha cumplido”.

Cuenta el papá que en un intecto infructuoso por darle consuelo, una señora de la parroquia le dijo: “El Señor lo da, el Señor lo quita… Ojalá los repitiéramos por dentro, pero puede venirte una tentación de rebeldía”.

Sin embargo, abunda que leyendo la constitución Salvifici Doloris de Juan Pablo II asimiló que “el dolor humano tiene un sentido redentor. Tenemos que darle un sentido y ella se lo dio”.

“En una de las más duras etapas de su enfermedad, con cuadros de hidrocefalia, ella se estaba retorciendo del dolor. Y yo la escuché diciendo: ‘Sagrado Corazón de Jesús, ¡en voz confío!, cuando yo la escuché decirlo, pensé: yo sería incapaz de decir esas palabras en medio de semejante dolor”.

“De hecho, se nos confirmó con los diagnósticos de la resonancia magnética que aquellos dolores eran muy fuertes, pues derivaban de la ruptura de capilares” en el cerebro.

Pero, a Teresita “le dio mucha madurez espiritual el saber por qué estaba sufriendo. Me dijo: muchas gracias, papá, por cuidarme. Se daba cuenta de todo. Dejaba mensajes de esperanza y alegría. Espiritualmente hemos visto que Jesús quería que estuviera junto a Él”.

Ir al cielo como Teresita, la niña con cáncer

Otro momento especial queda reflejado en las palabras de Marta, su tía, cuando afirma: “Por una parte me he quedado sin la mitad de mi corazón”… Y visiblemente emocionada, agrega: “Por otra parte, ha hecho que una cosa que tenía en la cabeza sobre la vida eterna bajara a mi corazón; es el hecho de que yo también deseo ir al cielo”.

“Me doy cuenta de que esta vida es nada” en comparación con la eternidad. Quiero ser como Teresita. La única vida que sirve es la otra, y ahora la quiero… ¿Qué quiero hoy? Quiero vivir mirando al cielo. Quiero vivir eso, quiero vivir mirando el cielo”.

El documental también recoge extractos de una breve entrevista realizada a Teresita, la niña con cáncer. A la pregunta de “¿qué dirías a los niños para animarlos a ser misioneros?”, responde: “Que sean felices, que sean amigos de Jesús y que estén siempre junto a Él”.





Autor

Ex editor de medios católicos con rica experiencia en el desarrollo de contenido SEO, branding y manejo estratégico de plataformas digitales. 

Tik Tok

Tik Tok
Tik Tok

NEWSLETTER

Recibe nuestro boletín semanal