Sydney McLaughlin, la atleta que rompió 2 récords ‘para gloria de Dios’

Rompió dos récords en 5 semanas, no por ella, sino para la gloria de Dios.
Sydney McLaughlin ganó el oro en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.
Sydney McLaughlin ganó el oro en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

La atleta Sydney McLaughlin se convirtió en la primera mujer en terminar por debajo de los 52 segundos en los 400 metros con vallas. Tan solo cinco semanas después, la estadounidense rompió su propio récord en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

En entrevista para la cadena NBC, Sydney ha dejado en claro que todos sus logros son para ‘gloria de Dios’: “Mientras siga con el trabajo duro, Él va a llevarme. Y realmente no puedo hacer nada más que darle gloria a Él en este punto”.

Te puede interesar: Levantó dos medallas: el primer oro para Filipinas y una de la Virgen María


McLaughlin muestra públicamente su fe en Cristo en sus redes sociales. En su cuenta de Twitter, se describe a sí misma como una “hija de Dios” y tiene una imagen con las palabras “Salvada por gracia” como foto de portada.

En Instagram, su biografía dice “Jesús me salvó”. También habló sobre su récord mundial en junio, diciendo: “No corro por el reconocimiento, sino para reflejar Su perfecta voluntad que ya está grabada en piedra. No me merezco nada. Pero por la gracia, por la fe, Jesús me lo ha dado todo. Los récords van y vienen. La gloria de Dios es eterna. Gracias Padre.”

El apoyo de su escuela católica

Sydney McLaughlin egresó en 2017 de la escuela secundaria Union Catholic, en Nueva Jersey, Estados Unidos, pero sigue recibiendo todo el apoyo de la institución.

Cada vez que la joven atleta participa en alguna justa deportiva, la comunidad educativa, dirigida por religiosas, convoca a todos sus alumnos en el gimnasio del colegio para disfrutar de las competencias. Lo mismo ha ocurrido durante estos Juegos Olímpicos.

La directora del colegio ha aprovechado el ejemplo de Sydney para motivar a los alumnos a hacer crecer sus dones y talentos, y convertirse en lo que Dios quiere que sean. Actualmente, la atleta es un gran modelo a seguir, pues, muchos estudiantes de la Union Catholic quieren seguir sus pasos en el atletismo.

Comentarios