Historias de Fe

Rapero, gamer… y ¡sacerdote!

Daniel Pajuelo tiene un canal en YouTube con millones de vistas, donde habla de rap, de películas y de videojuegos. Pero, sobre todo, habla de Dios.
Dios

Las redes sociales son espacios donde se hace comunidad, y ahí también es necesario llevar el Evangelio.

A esta conclusión llegó el sacerdote español Daniel Pajuelo, quien ha encontrado en las redes sociales un canal para atender el llamado que ha hecho el Papa Francisco a la Iglesia a salir de sí misma e ir a las periferias.

“Empecé a experimentar una fuerte llamada a ir a esta periferia –a YouTube– e intentar hacerlo al estilo que nos propone el Papa Francisco, con la cultura del encuentro”.

El Padre Dani recuerda que el Papa Francisco habla de las periferias geográficas, pero también de las existenciales, donde se encuentran todas las personas que son ajenas al amor de Dios. Esas periferias –explica– también existen en internet.

Por ello decidió evitar el camino fácil de la predicación en la red para abordar otros temas con los que podría conectar con los jóvenes: el rap, los videojuegos y las películas, combinados con videos en los que explica asuntos delicados como el celibato sacerdotal o la pederastia.

Hacer lo fácil, es decir, comentar la Palabra de Dios, es algo que llena la vida de fe, pero claramente yo veía que no era el camino porque quería ir a la periferia, y haciendo homilías, comentando la Palabra, iba a dar alimento a los fieles, pero no iba a poder salir del círculo de los católicos y quería hacerlo de otra manera”.

Leer: ¡A trabajar en las redes!, exhorta sacerdote youtuber

Al Padre Dani le gusta el rap, incluso editó un disco y ha colaborado en canciones con temática cristiana, por lo que para él ha sido fácil adentrarse en este mundo. Su ingreso a YouTube y las redes sociales no fue una decisión personal, pues ha recibido el apoyo y el consejo de sus superiores.

“No podía tomar esa decisión por mí mismo, y ha sido una búsqueda de obediencia, una búsqueda de la voluntad de Dios, con mis superiores”.

Eso –explica– le da tranquilidad y la seguridad para no caer en la tentación de la vanidad, “el mayor peligro de este mundo, sobre todo cuando el número de seguidores comienza a aumentar rápidamente”.

Daniel Pajuelo es cofundador de iMisión junto a la monja nicaragüense Xiskya Valladares. Este movimiento tiene el objetivo de llevar el Evangelio a todos los rincones de internet.

“La Iglesia puede estar perdiendo una gran oportunidad de evangelización muy grande, en un espacio donde se dan las relaciones y no sólo es para buscar información. Pensamos que había que hacer algo y en seguida nos dimos cuenta que había mucha más gente con la misma inquietud, e interpretamos que esto era el Espíritu”, concluye.