Historias de Fe

El mexicano que halló una sinagoga donde habría predicado Jesús

El padre Solana pensaba construir una casa para peregrinos, pero encontró mucho más que eso.
El padre Juan Solana. Foto: Proyecto Magdala
El padre Juan Solana. Foto: Proyecto Magdala

Grandes milagros comenzaron a ocurrir en la vida del padre Juan Solana tras ser enviado a Nueva York para encargarse del Centro de Estudios Superiores de Thornwood; el primero de ellos ocurrió en el año 2001 al recibir a un grupo de novicios. El programa de acogida marcaba una visita a las Torres Gemelas, la cual, contra toda lógica, fue cancelada por un sacerdote. 

Leer: El diácono que quiere cambiar el mundo

Al día siguiente, los noticiarios daban cuenta del acto terrorista en el que un avión se incrustaba en el edificio donde ellos habrían estado justo a esa hora. En ese momento, él sintió que Dios tenía para su vida un propósito especial.

El padre Juan Solana, director de Proyecto Magdala.

El padre Juan Solana, director de Proyecto Magdala.

Tres años después, el sacerdote de origen poblano fue nombrado por Juan Pablo II como responsable del Instituto Pontificio Notre Dame de Jerusalén, un lugar para peregrinos en Tierra Santa cuyas visitas ya eran muy escasas. 

A días de su llegada, para despejar el estrés quiso visitar Cafarnaúm. Ya de camino, el sacerdote que se ofreció a llevarlo apartó una mano del volante para señalar hacia el Mar de Galilea, al tiempo que le dijo: “¡Mire, ahí está Magdala!”.

El padre Juan le pidió detener el auto, pues para él la figura de María Magdalena, cuya tierra veía ahora, tenía un significado muy especial. Se puso a ver el paisaje. Nada destacaba en él, salvo un hotel en venta llamado Hawaii Beach, que había tenido mejores épocas. De pronto, lo asaltó la idea de comprar una barca y colocarla a orillas de ese mar para que la gente pudiera reunirse ahí a escuchar la Palabra, y pedir a los del Hawaii Beach alojar peregrinaciones. Pero lo atrapó “una idea mejor”: recaudar fondos millonarios y comprar los terrenos para que llegaran los peregrinos. 

La ayuda empresarial

Convencido de lo que quería hacer, visitó a empresarios de California, Wyoming, Maryland, Texas y otras ciudades de Estados Unidos; al final volvió a Jerusalén, agotado y con sólo un puñado de dólares. Luego viajó a España; ahí tampoco logró la gran cosa, pero alguien le sugirió ir a México y pedir apoyo a un hombre: Antonino Fernández, empresario del grupo cervecero Modelo.

Estaba casi seguro de que no lograría nada, pero de cualquier forma decidió ir a sus oficinas. Apenas fue recibido por él, le dijo que tenía en mente un proyecto para el cual necesitaba una cifra de dinero muy grande. Cuando se disponía a explicarle de qué se trataba, don Antonino le dijo: “Cuente usted con ello”. “¡Qué! –pensó el padre– ¿Era real lo que escuchaba?”.

Tan real era el ofrecimiento de Antonino, que la operación de compra de los terrenos del Hawaii Beach se dio al poco tiempo.

El suceso más inesperado

El padre Juan Solana se propuso construir ahí una iglesia y una casa de peregrinos, a lo cual llamó Proyecto Magdala. Pero las obras tardarían en iniciar, pues la normatividad israelí exige hacer excavaciones de rutina en los lugares en que algo se va a construir, por la posibilidad de que haya piezas arqueológicas

El Proyecto Magdala se encuentra a las orillas del Mar de Galilea, en Tierra Santa.

El Proyecto Magdala se encuentra a las orillas del Mar de Galilea, en Tierra Santa.

Dicha excavación quedó a cargo del arqueólogo Arfán Najjar. Mientras ésta se realizaba, el padre anduvo por España. A su regreso se encontró con una gran sorpresa: Najjar había hallado los restos de una sinagoga construida en torno al año 5 a.C. y modificada unos 40 años después, como si algo trascendental hubiera pasado en ese periodo, algo que hubiese cambiado la forma de pensar de las sinagogas y hubiera impulsado cambios sustanciales en un edificio tan importante: la vida pública de Jesucristo.

Ante los hallazgos, el proyecto original tuvo que modificarse para incluir una zona reservada para un Parque Ecológico, en la que se han encontrado diversos objetos de la época de Jesús, como una moneda acuñada en el año 29, con la leyenda “Herodes Tetrarca”; una espada romana, anzuelos, arpones, agujas, piedras de molino, horquillas, perfumeros y herramientas de trabajo doméstico.

Magdala es un proyecto vivo. El próximo 24 de noviembre por fin se inaugurará la Casa de Peregrinos, que “cuenta con 160 habitaciones dobles, sala de reuniones, cafetería y todo lo necesario para que los peregrinos vivan una gran experiencia en Tierra Santa”, explica a Desde la fe el padre Juan Solana.

Cronología del Proyecto Magdala

  1. El padre  Juan Solana adquiere los terrenos del Hawaii Beach con ayuda del empresario Antonino Fernán
  2. Benedicto XVI bendice la primera piedra; pero la construcción del proyecto no puede iniciar sin antes excavar, como lo marca la ley israelí.
  3. Al excavar encuentran restos de una sinagoga del siglo I. Inicia la construcción del proyecto, pero ahora incluye un Parque Arqueológico.
  4. El Papa Francisco inaugura la Iglesia Duc In Altum y se abre el Parque Arqueológico, dejando la apertura de la Casa de Peregrinos para 2019.