Candela, el milagro de la niña que sanó y que hará beato a Juan Pablo I

A sus 10 años, Candela Giarda fue desahuciada; ahora que es una joven de 21 años narra su historia.
Candela Giarda actualmente tiene 21 años y está saludable. El milagro de su sanación ha sido reconocido como una intercesión de Juan Pablo I. Foto: Infobae/VaticanNews
Candela Giarda actualmente tiene 21 años y está saludable. El milagro de su sanación ha sido reconocido como una intercesión de Juan Pablo I. Foto: Infobae/VaticanNews

El Papa Francisco aprobó este miércoles el milagro que hará beato a Juan Pablo I, Sumo Pontífice, se trata de la sanación de la niña argentina Candela Giarda, que tenía 10 años cuando los médicos la desahuciaron.

Ella padecía una enfermedad llamada FIRES (Síndrome epiléptico con infección febril), padecimiento considerado raro y del que difícilmente se puede sobrevivir.

Fue el párroco de una iglesia cercana al hospital quien ayudó a la mamá de Candela a pedir la intercesión de Juan Pablo I, tras lo cual logró sanar.


Puedes leer: Juan Pablo I será beato 

Ningún médico sabía diagnosticar a Candela Giarda

El medio argentino Infobae entrevistó a Candela, quien ahora tiene 21 años; a Roxana Sosa, su mamá y al sacerdote José Ignacio Dabusti, protagonistas de esta historia.

En una amplia entrevista exclusiva, el medio argentino narra que Candela tuvo una vida normal hasta los 10 años, que fue el momento en que enfermó. Todo comenzó con un dolor de cabeza.

“La llevé al consultorio del pediatra y del oftalmólogo, pero nadie sabía decir qué tenía, porque el único síntoma era el dolor de cabeza. A la semana, Cande comenzó a desmejorar, hasta tener vómitos y fiebre. Cuando la llevé a la guardia, me dijeron que estaba incubando un virus”, narró Roxana Sosa en la entrevista.

Era 2011 y comenzó el peregrinar de la familia por hospitales y distintos centros de salud, donde los especialistas no sabían qué era lo que tenía. Fue hasta años después que concluyeron que su enfermedad era FIRES.

La familia terminó ingresando a la Fundación Favaloro, una ONG para la investigación y la docencia médica que se ubica en Buenos Aires. Ahí, tras valorarla, la desahuciaron. “Me llegaron a decir que volviera a Paraná para que muriera en mi casa”.

El sacerdote se acercó a su cama y pidió la intercesión de Juan Pablo I

El 22 de julio de 2011, los doctores del Favaloro le dijeron a Roxana Sosa que Candela muy probablemente moriría ese día. Entonces, Roxana decidió pasar por una iglesia a la que iba a rezar, la parroquia de Nuestra Señora de la Rábida, cercana a la clínica.  Allí había conocido al padre José Dabusti.

“Aquella noche entré y le pedí que fuera a verla. Cuando se acercó a la cama de Cande, rezó y me indicó que pusiese las manos arriba de ella y se la encomendó al Papa Juan Pablo I”.

Unas horas después, la niña comenzó a mejorar. “Los médicos, las enfermeras y el personal de salud no podían acreditar lo que estaba sucediendo en ese momento. Hasta que su vida no corrió más peligro y abandonó la terapia intensiva”, relata el medio argentino.

Aquí puedes ver la entrevista realizada por Infobae:

Y aquí leer la entrevista completa en su sitio.

El Vaticano aún debe determinar una fecha para la beatificación de Juan Pablo I, quien fue elegido Papa tras la muerte de Pablo VI, sin embargo, su pontificado fue muy corto, duró solo 33 días.

Tras su repentino fallecimiento por un infarto, su sucesor fue el polaco san Juan Pablo II.

 

Puedes leer: Santos que ‘cobran vida’ gracias a la inteligencia artificial

Comentarios