Rezar el Padre Nuestro evitó que Tolkien destruyera ‘El Señor de los Anillos’

Tolkien pensaba destruir El Señor de los Anillos, pues no había quién le publicara su obra, pero junto con un amigo hizo algo que cambió la historia.
Tolkien vivía un momento de desánimo y depresión porque ningún editor estaba interesado en publicar los dos textos.
Tolkien vivía un momento de desánimo y depresión porque ningún editor estaba interesado en publicar los dos textos.

Un rezo ferviente del Padre Nuestro y la amistad sincera de George Sayer, fueron los factores que evitaron que J.R.R. Tolkien destruyera los manuscritos de El Señor de los Anillos y de El Silmarillion, con lo que el mundo se hubiera perdido estos grandes relatos fantásticos.

Y es que en 1952, el escritor John Ronald Reuel Tolkien, conocido mundialmente como J.R.R. Tolkien, vivía un momento de desánimo y depresión porque ningún editor estaba interesado en publicar los dos textos que había terminado de escribir.

Leer: ‘El Señor de los Anillos: Los Anillos del Poder’ y el cristianismo

El desencanto y la frustración eran tales que en medio del hartazgo que enfrentaba por las constantes negativas Tolkien sólo pensaba en quemar los manuscritos de ambas obras literarias.

Sayer era un católico ferviente amigo tanto de CS Lewis como de Tolkien, por lo que escritores a menudo iban y pasaban tiempo con él en Malvern, Worcestershire (Reino Unido).

En una ocasión, Sayer viajó a Oxford, donde vivía Tolkien, y al encontrarse con él vio que estaba totalmente desanimado y deprimido porque los editores no estaban interesados en sus obras, por lo que lo invitó a pasar unos días a Malvern, Worcestershire, a donde Tolkien llegó con sus manuscritos.

La grabadora, la oración y los relatos grabados

Al reunirse con su amigo, Sayer tuvo un golpe de genialidad. Recién había comprado una grabadora en su ciudad natal –un aparato que comenzaba a utilizarse- y trató de persuadir a Tolkien para que grabara pasajes del ahora legendario El Señor de los Anillos.

Aunque inicialmente J.R.R. se mostró reticente, decidió intentarlo pero con una condición: que primero le permitiera rezar el Padre Nuestro. Y a su más puro estilo, lo rezó en un idioma gótico antiguo.

El considerado padre de la literatura moderna de fantasía pensó que el rezo de la oración sería un arma mayor contra los demonios que acechaban en la sospechosa grabadora novedosa, según señala un informe del Malvern Gazette.

Luego de que Tolkien rezara el Padre Nuestro, Sayer procedió a grabar algunos pasajes de El Señor de los Anillo en voz de su propio autor. Estas grabaciones, que se pueden encontrar en The Official Site of The Tolkien Estate, le dieron al escritor una nueva oportunidad de vida, y el resto es historia literaria.

Dos años después publican El Señor de los Años

Si bien la historia de la intervención de Sayer no es muy conocida, definitivamente vale la pena mencionarla, ya que los hombres no sólo eran amigos en la fe, sino que también sabían cómo apoyarse mutuamente cuando más lo necesitaban.

Dos años después de que se llevara a cabo este encuentro entre Tolkien y Sayer, George Allen & Unwin publicó El Señor de los Anillos, pero debido a la gran carestía de papel como consecuencia de la postguerra, la editorial dividió la novela en tres tomos con el objetivo publicarlos con al menos un año de separación y así abaratar los costes de su publicación.

De este modo, los libros fueron lanzados a la venta en un lapso de 15 meses: La Comunidad del Anillo, el 29 de julio de 1954; Las dos torres, el 11 de noviembre del mismo año, y El retorno del Rey, el 20 de octubre de 1955.

Se estima que a la fecha se han vendido más de 150 millones de ejemplares de esta obra de la literatura fantástica en todo el mundo y en diversos idiomas.

Puedes leer: 3 cosas que puedes hacer por tus amigos

Con información de Aleteia 

Sitio oficial de Tolkien: https://www.tolkienestate.com/es/

Compartir