México

Sufre accidente el nuncio Franco Coppola

Vida Nueva Digital

A través de su cuenta de Facebook, este martes el nuncio apostólico en México, monseñor Franco Coppola, informó que sufrió un accidente en Roma, el cual le provocó múltiples fracturas en el pie derecho y cinco costillas rotas.

El accidente, al parecer automovilístico, ocurrió el pasado 10 de febrero cuando regresaba de visitar a una familia de amigos en la Ciudad Eterna: “Cuando me tropecé con un accidente terrible, donde gracias a Dios no se ha involucrado a nadie más: sólo la velocidad relativamente baja, alrededor de los 50”.

Asegura el representante del Papa Francisco en México que la mirada de la Virgen de la Confianza, en el día de su fiesta, “y la de la Guadalupana que, aunque desde lejos, no me deja un instante, hicieron que ahora pueda estar aquí para contarles lo que me ha pasado”. Según el texto, el 10 de febrero por la mañana, Coppola había participado de la fiesta de Nuestra Señora de la Confianza en un seminario en Roma.

Reveló que el accidente le causó múltiples fracturas en el pie derecho y cinco costillas rotas: “Ahora que el cuerpo se está despertando del shock (es maravilloso como estamos hechos) descubro que en todas partes tengo contusiones y moretones enormes”.

Añade que ya fue dado de alta en el hospital con la recomendación de que durante 40 días no podrá apoyar el pie, y cada semana deberá acudir a revisión. “Ahora estoy en casa de una familia de amigos en Roma –señala–. Estoy todo adolorido y totalmente no autosuficiente”. Asegura que cada día registra algún progreso que lo anima a ser paciente.

Para monseñor Coppola, “será una Cuaresma verdaderamente única, vivida en el abandono de la voluntad y de las fuerzas, pero al mismo tiempo observando y bendiciendo por tanta atención y sensibilidad en las personas que se han ocupado de mí sin conocerme: los rescatistas de 118, los enfermeros de la lista Rescate de San Andrés, y luego los del departamento de ortopedia donde fui admitido”.

El Señor Nuncio informó que cuando las condiciones de salud se lo permitan, regresará a México donde llevará a cabo la rehabilitación: “En estos primeros días me cuesta cualquier movimiento, y también hablar, así que les ruego que tengan paciencia: espero, dentro de unas semanas, estar en condiciones de poder responder y agradecer por la oración con la que estoy seguro me acompañará”, concluye el texto.