Se ha reavivado el debate debate sobre el papel político de Jerusalén.
19 julio, 2019

Una presencia secular: Tierra Franciscana

La misma Tierra Santa, sin excluir a Jerusalén, llega en este momento a formar parte de la identidad política, además de religiosa, europea.

Con el reavivamiento del debate sobre el papel político de Jerusalén, vienen a la mente las consideraciones propuestas al inicio del mismo debate de Girolamo Golubovich, autor de la valiosa Biblioteca bio-bibliográfica de la Tierra Santa, quien, tras la estela de la tradición franciscana, reconoce la ciudad santa un papel central en la geopolítica no solo medioriental, sino también en la euroasiática e incluso en el mundo.

Él, de hecho, no se limita a desear un estatus especial para la ciudad de las tres religiones, sino que reivindica para el locus Hierosolymitanus incluso el rol de puerta de Oriente, entendido como inmenso territorio entre el mediterráneo y el mar amarillo, definido por él como Oriente franciscano, cuna de las más antiguas civilizaciones y de las mayores religiones.

Tomando prestada la tradición de cronistas y hagiógrafos, comprometidos desde el siglo XIV para demostrar la legitimidad histórica e institucional de la presencia franciscana en los lugares santos de Jerusalén, Golubovich no renuncia a inspirarse en la reunión de Francisco de Asís con el sultán Melek al Kiamil, interpretándolo como un evento emblemático de la interacción entre los frailes y las poblaciones de Oriente, próximo y lejano, como lo demuestra la epopeya de los viajeros franciscanos a lo largo de las rutas del inmenso imperio mongol, comenzada tan solo veinte años después de la muerte de Francisco.

De hecho, el paso de Francisco en el campo de Al-Kiamil, ya impresiona al mismo Juan de Brienne, rey de Jerusalén en 1225, quien, presente en la canonización de Francisco, no deja de apoyar los asentamientos franciscanos de Constantinopla, y aquellos ubicados en diferentes localidades griegas y en la costa albanesa.

También la misión en la frontera germánica y oriental parte de Jerusalén, gracias a la conversión de un peregrino alemán, Cesario de Spira, quien en 1223 confió la organización de la provincia alemana a un verdadero especialista en fronteras, Juan da Pian del Carpine.

El grupo que en 1221 sale hacia Alemania, liderado por Cesario da Spira, que incluye, además de Giovanni da Pian del Carpine, al mismo Tomás de Celano, el primer biógrafo del Santo de Asís, se siente atraído por el mismo deseo misionero que impulsa a los frailes de Marruecos y Francisco para ir a Oriente. Juan da Pian del Carpine, aunque brevemente, es enviado a la frontera ibérica, al Magreb. El fraile de Magione se prepara así para la gran aventura mongola, que lo llevará a Karaqorum.

Jerusalén pronto se convirtió en la residencia permanente de los custodios de los Santos Lugares, gracias al apoyo político de Santiago de Aragón (1327); los seguidores de Francisco establecieron su residencia en el cenáculo, gracias al apoyo financiero de Roberto d’Angiò y su consorte Sancia (1336); luego construyen un hospicio para peregrinos (alrededor de 1350), por el interés de una benefactora florentina de nombre Sofía. En 1350, Pedro da Narbonne dejó la Cataluña de Roberto y Sancha para ir a Jerusalén, deteniéndose en Brogliano, sede de la re- forma observante, patrocinada por Paoluccio Vagnozzo Trinci. En 1368 murió mártir en la Tierra Santa en la que «Cristo murió, ejemplo y modelo de vida en el espíritu», canon de santidad. En 1414, el Ministro general, Antonio da Pireto, introdujo en los estatutos de custodia un pasaje importante sobre la legitimación de la presencia franciscana en Jerusalén: «En el lugar en el que Cristo nació pobre y murió desnudo solo pueden residir los seguidores de Francisco pobre y estigmatizado».

Así se forma la Custodia de Tierra Santa, que privilegia un estatuto internacional, en la medida en que su responsable, llamado guardián del Monte Sión, recibe el encargo de la Orden en su totalidad, primero a través del capítulo general (1414) y, posteriormente, a través del ministro general. La custodia recibe posteriormente nuevos favores, de Juana I de Nápoles (1363), del duque de Borgoña Felipe el Bueno (1467), de Isabel la Católica (1479), que pone a su disposición las finanzas del tesoro real.

La misma Tierra Santa, sin excluir a Jerusalén, llega en este momento a formar parte de la identidad política, además de religiosa, europea.

Y también en este período cuando Jerusalén, gracias a los franciscanos, se convierte en una encrucijada de contactos entre la Iglesia occidental y los representantes de otras iglesias, etíopes, georgianos, armenios y nestorianos, que van en peregrinación a la ciudad santa.

En particular, Alberto de Sarteano desempeña el cargo de comisario apostólico en India, Etiopía y Egipto. Eugenio IV le dio un mensaje para Prete Gianni, emperador de Etiopía, en vista de una colaboración para la unión de las iglesias; sigue siendo él quien trae una delegación de coptos al Concilio de Florencia.

Con Alberto de Sarteano parte también Luis de Boloña, quien dirige una delegación a la corte pontificia de Pío II con el embajador de Prete Gianni. Pío II nombra al patriarca franciscano de Antioquía, y lo envía como su delegado a Felipe el Bueno, con un mensaje titulado significativa- mente Ecce Magi venerunt! La Jerusalén franciscana también se convierte en un modelo ideal del Concilio de Florencia (1439), como lo demuestra el gran fresco de la historia de la invención de la santa cruz, pintado en las paredes del ábside de la iglesia de San Francesco en Arezzo.

De hecho, entre los humanistas florentinos circula el Livre des merveilles du monde de Jean de Mandeville, quien parafrasea el Itinerario del franciscano Odorico da Pordenone, recuperando de él la movilización franciscana en Asia, pero ahora centrada en Tierra Santa: ambienta, de hecho, su reflexión sobre la plaza de Jerusalén, considerándola el centro del mundo.

Desde Marco Polo hasta Odorico da Pordenone, pasando por los franciscanos Fidenzio de Padua, el teórico de las cruzadas, y Paolino de Venecia, hasta Mandeville, la idea del cristianismo movilizado por la circulación minoritaria, extendida hasta los confines de la tierra, se extiende en todo Occidente.

Por lo tanto, no es sorprendente encontrar en Jerusalén esa meta ideal para la aventura transoceánica del mismo Cristóbal Colón, muy cerca de los profetas franciscanos del convento de La Rábida y su huésped por un tiempo.

Giuseppe Buffon


Consulta la Edición Digital

Notas relacionadas