Sínodo de la Amazonia. Foto: L'Osservatore Romano
22 septiembre, 2019

La Iglesia debe abrirse a la realidad amazónica

Más allá de los típicos esquemas.

Alfredo Ferro Medina, es un jesuita colombiano que actualmente sirve como coordinador del Servicio Jesuita Pan amazónico con sede en Leticia, Amazonas – Colombia. Además es asesor y miembro del Comité Ejecutivo de la REPAM (Red Pan amazónica).

El siguiente es el diálogo que mantuvo con L’Osservatore Romano.

Tomando como referencia el Instrumentum Laboris, especia mente el Apartado III: ¿Cómo percibe la interacción entre la mirada de una Iglesia con rostro amazónico, también misionero y a la vez valorativo de la espiritualidad propia de las comunidades indígenas?

Creo que uno de los retos más importantes que tiene la Iglesia al plantearse la pregunta por nuevos caminos y al tener en el foco lo que debería ser la evangelización como misioneros/as, es repensar nuestra practica en el territorio y la propuesta a mi manera de ver se centra en el dialogo intercultural y religioso, que supone y requiere una escucha muy profunda.

Ya pasaron los tiempos de llevar esquemas mentales que se plasman en una doctrina pesada, lógicas externas que piensan el mundo desde nuestra cosmovisión, ritos occidentales sin tener en cuenta los símbolos y celebraciones propias de los pueblos originarios, etc.

Nos debemos replantear nuestro actuar y para ello, es necesario y urgente reconocer los errores y humildemente estar dispuesto no solo a dialogar, sino también a aprender.

¿Cuáles piensa que pueden ser los aportes distintivos que la mirada jesuita y en su caso particular desde su servicio en la Triple Frontera ofrecerá a los desafíos sinodales de la Amazonía?

El hecho de que seamos un servicio y no propiamente una obra jesuítica, ya que nos llamamos Servicio Jesuita Pan amazónico – SJPAM, tenemos una gran libertad de acción, ya que nuestra misión es sensibilizar, convocar, animar y dinamizar acciones específicas con las redes nuestras de la Compañía de Jesús (educación y social) y de la Iglesia en América Latina a favor de la Amazonia, tenemos un compromiso especifico con el pro- ceso de la Red Eclesial Pan amazónica –REPAM, tanto a nivel global como en la triple frontera. Por ello, nuestra participación activa en la preparación de la Asamblea pre sinodal de la Iglesia colombiana que realizamos recientemente en Bogotá los días 13 y 14 de agosto y del próximo Encuentro intereclesial fronterizo pre sinodal que tendrá lugar en Tabatinga, Brasil los días 6 y 7 de septiembre. Somos dinamizadores de procesos.

¿De qué manera considera que se debería universalizar la Amazonía (pre y post Sínodo) con sus problemáticas ecológicas, sociales, culturales, políticas, etc., ante la probable amenaza de acotarlas a una situación subcontinental o hasta solo del Brasil?

El hecho de que el SINODO vaya a realizarse en Roma es una forma concreta de globalizar la amazonia y el que la amazonia pueda universalizarse, entendiendo que el planeta es de todos y que lo que pasa en la Amazonia nos afecta a toda la humanidad y a los diversos territorios más allá de la Amazonia. De otro lado, el impulso que le ha dado el Papa Francisco al Sínodo y el respaldo a la Iglesia amazónica como tal, es un factor fundamental que catapulta el territorio amazónico y su problemática.

El Papa acompañará de cerca el Sínodo y su desarrollo, debido también al interés concreto que tiene el Santo Pare por alentar cambios y transformaciones en la Iglesia amazónica, que necesariamente tendrán repercusión en las otras Iglesias sean ellas locales, nacionales, continentales o en la misma Iglesia universal. Finalmente, la experiencia de la Red Eclesial Pan amazónica –REPAM, que rompe fronteras y busca una mayor articulación entre las diferentes Iglesias locales y nacionales desdeuna mirada global ha ayudado y aportado a una comprensión amplia y universal.

Por Marcelo Figueroa


Consulta la Edición Digital

Notas relacionadas

2019-10-06 00:03:08

El cambio climático es un desafío de civilización