Formación

¿Qué es la Vigilia Pascual?

La celebración del sábado por la noche está llena de signos. Te explicamos.

Entre la noche del Sábado y la madrugada del Domingo Cristo resucitó y salió glorioso del Santo Sepulcro. Así Cristo celebra una Pascua Nueva, no ya la antigua que era el paso de la esclavitud a la libertad, sino el paso de la muerte a la Vida Eterna.

Hay que recordar que los judíos no podían trabajar el sábado porque para ellos era el día de descanso. Por eso las mujeres no pudieron ir el sábado a embalsamar a Jesús y tuvieron que esperar hasta las primeras horas del domingo.

Cuando llegó el momento tomaron sus ungüentos con mirra y fueron al sepulcro, pero no encontraron el cuerpo de Jesús. Se preocuparon porque pensaron que alguien se había robado el cuerpo pero, más tarde, ellas y los discípulos vieron a Cristo resucitado y supieron que Cristo había vencido a la muerte.

La Vigilia Pascual

Aunque la celebración de la Pascua de Resurrección debería realizarse en las primeras horas del domingo, también puede realizarse desde el sábado por la noche para culminar en los primeros momentos del domingo. En esta celebración se tienen más lecturas bíblicas que lo común para que todos los cristianos recordemos que Dios cumplió todas sus promesas y las seguirá cumpliendo.

Pero vamos a explicar algunas cosas de la vigilia pascual. ¿Por qué el cirio, el agua de gloria y otras cosas? La celebración del sábado por la noche está llena de signos.

1. El Fuego Nuevo

El primer signo es la Bendición del Fuego Nuevo, con el que se enciende el Cirio Pascual. El cirio es signo de Cristo resucitado que vence la oscuridad del pecado y la muerte. El cirio que se enciende esta noche se llama “cirio pascual” y se tendrá que encender también durante todo el año en las celebraciones del Bautismo, para indicar que el bautizado está iluminado por Cristo, y también en las misas de difuntos para recordar que para ellos brilla la luz eterna. Es muy bueno que en la Pascua cada persona lleve también un cirio para que lo encienda del cirio pascual.

2. El Pregón Pascual

El segundo signo es el Pregón Pascual. Se llama así a un hermoso canto con el que se anuncia solemnemente la resurrección de Cristo. Este pregón lo canta el sacerdote o un diácono cuando ya todos tienen su cirio encendido.

3. El Agua Bendita

El tercer signo de la Vigilia Pascual es la Bendición del Agua. Hay que recordar que en la antigüedad sólo había un día para los bautismos. Ese día era el día de la resurrección de Cristo. Se bautizaba en ese día porque así se comprendía mejor que quien se bautiza se une a Cristo muerto y resucitado. Quien se bautiza no morirá para siempre sino que resucitara por el poder de Cristo.

Por esa razón se quedó la costumbre de bendecir el agua y se le llama “agua de gloria” porque Cristo abrió la gloria el día de la Pascua. Si en la celebración hay bautismos se bautiza con esa agua, pero si no hay, entonces se rocía con el agua bendita a todas las personas para que recuerden su Bautismo. Antes de rociarlos se les pide que renueven las promesas de su bautismo y vuelvan a renunciar al mal. Después de la Misa y durante la semana de Pascua, muchas personas llevan agua de gloria a sus hogares para renovar la bendición de su casa y alejar todo mal.

La celebración de Pascua inicia el Sábado por la noche y continúa todo el Domingo siguiente. Sería muy conveniente que, así como celebramos la Navidad con una cena o comida especial, también celebráramos la Pascua, porque es la fiesta más importante de nuestra fe. El tiempo de Pascua dura 50 días hasta la fiesta de Pentecostés. Todo ese tiempo el sacerdote viste de blanco en la Misa, color de fiesta. Si la cuaresma que fue tiempo de preparación duró 40 días, el tiempo de fiesta tiene que durar más y por eso la Pascua dura 50 días.

Quedan dos asuntos por explicar. ¿Por qué se dice en los preceptos que hay que comulgar por lo menos en la Pascua? Porque un cristiano debe comulgar y recibir el cuerpo de Cristo con frecuencia; si no lo hace así, está manifestando que no es un buen cristiano. Y si ni siquiera comulga en la principal fiesta católica que es la Pascua, entonces está manifestando que es un mal cristiano y que no es coherente con lo que cree, da mal ejemplo y está en peligro de perderse. La fiesta de Pascua es tan importante que el Papa da una bendición a todo el mundo llamada “Urbi et Orbi”, con la que se puede obtener la Indulgencia.

Los huevos de Pascua

El último asunto es acerca de los huevos de Pascua. Como dentro del huevo hay vida encerrada, en algunas cenas judías se comenzó a utilizar el huevo como un signo de renovación y de esperanza. Algunas personas se lo comían cocido. Después se comenzó a decorar el cascaron para hacerlo festivo y finalmente se hicieron huevos de chocolate para obsequiar a los niños como un regalo que les recuerde la Resurrección de Cristo y la nueva vida que nos trajo cuando vino al mundo.

Agua bendita

El agua de la pila bautismal se bendice con un gesto muy significativo: se introduce en ella el cirio, para significar que Cristo la penetra y la fecunda para que dé abundantes hijos de Dios.

Un verdadero regalo para el alma

De todas las celebraciones de Semana Santa, la Vigilia Pascual es la más importante, las más impactante y la más emotiva. Es un verdadero regalo para el alma porque en ella celebramos la Pascua, es decir: el ‘paso’ de Jesús de la muerte a la vida. La Iglesia se viste de blanco, se llena de flores, de símbolos de vida. No se trata de una Misa común, sino de una fiesta ¡muy especial!