Formación

El significado de los listones de San Charbel

De acuerdo con la tradición, cada listón de San Charbel tiene un significado diferente.
Aunque la Iglesia no reconoce cualidades en el color de cada listón, de acuerdo con la tradición, cada listón de San Charbel tiene un significado diferente.
Aunque la Iglesia no reconoce cualidades en el color de cada listón, de acuerdo con la tradición, cada listón de San Charbel tiene un significado diferente.

Tomó un listón que compró minutos antes en alguna de las incontables mercerías de la calle República de Uruguay en el Centro Histórico, escribió sobre su costado la petición que guardaba su corazón: “Te pido, por favor, intercedas por mí…”; luego, lo ató al cuello de San Charbel Makhlouf… y el resto es historia. Fue una mujer que, al no encontrar un papel para escribir su petición al santo, utilizó un listón iniciando así un acto popular de devoción que en la actualidad ha rebasado las fronteras de la ciudad de México y del país mismo.

Leer: Los listones de san Charbel, una tradición que inició en México

Aunque la Iglesia Católica no reconoce alguna cualidad especial en el color de cada listón y las peticiones, sí recomienda que todo acto de esta naturaleza esté libre de magia o superstición. Además, el hecho de colocar un listón a San Charbel no debe pensarse como una especie de ‘trueque’, que al poner un listón el fiel cree cumplirle al santo y éste, en correspondencia, debe interceder en su favor. Se trata más bien de un acto devocional que debe estar alimentado de la oración; el listón es el símbolo no sólo de la petición, sino de la oración constante hecha vida en cada uno de nosotros.

Leer: ¿Quién es San Charbel? El santo de Líbano que trascendió fronteras

Respecto a los colores, se ha hecho costumbre que los listones de color sean utilizados para las peticiones y los blancos para dar gracias; sin embargo, la gente ha otorgado diferentes significados a los colores de los listones, llegando al absurdo de considerar el listón negro como un listón del mal.

A pesar de todo, aún si la gente quiere darle un significado ‘añadido’ a su petición o si cree que una manera de recordar su compromiso (porque toda petición lleva consigo un compromiso en la intención y en la oración) de acuerdo con la costumbre, el color del listón, sería:

Azul: para la fuerza, protección y voluntad divina.

Dorado: iluminación, amor por los seres queridos y la paz mundial.

Rosa: para el amor divino de la adoración y reconciliaciones.

Verde: esperanza, fe y salud física o espiritual.

Rojo: para situaciones difíciles y pedir provisiones.

Violeta: para la misericordia, perdón y meditación.

Amarillo: para la paz, el equilibrio, sabiduría e intuición.

Morado: para la purificación, la conversión de lo malo en bueno.

Blanco: para agradecer los favores concedidos.