Evangelio del día y reflexión breve – 28 de abril de 2022

¿Cuándo comienza el juicio final? ¿Qué necesitamos hacer para ser salvos? ¿Por qué se condena quien se cierra al amor de Jesús?
Evangelio del día (Juan 3, 31-36).
Evangelio del día (Juan 3, 31-36).

Evangelio del día

El Evangelio del día (Juan 3, 31-36). “El que viene de lo alto está por encima de todos; pero el que viene de la tierra pertenece a la tierra y habla de las cosas de la tierra. El que viene del cielo está por encima de todos. Da testimonio de lo que ha visto y oído, pero nadie acepta su testimonio. El que acepta su testimonio certifica que Dios es veraz. Aquel a quien Dios envió habla las palabras de Dios, porque Dios le ha concedido sin medida su Espíritu.

El Padre ama a su Hijo y todo lo ha puesto en sus manos. El que cree en el Hijo tiene vida eterna. Pero el que es rebelde al Hijo no verá la vida, porque la cólera divina perdura en contra de él’’.

Puedes leer: El Evangelio de San Juan, ¿qué es y qué nos enseña?


Reflexión del Papa Francisco:

Sobre el Evangelio del día. Esto significa que el juicio final ya está en acción, y comienza ahora mismo, en el curso de nuestra existencia. Este juicio se nos asoma en cada instante de nuestra existencia, y nos encuentra de dos maneras posibles: con fe o con incredulidad.

Tal juicio nos sale al paso en cada instante de nuestra vida, como confirmación de la fe con que acogemos la salvación presente y operante en Cristo; o bien, como reafirmación de nuestra incredulidad, misma que implica una cerrazón en nosotros mismos. Así que si nos cerramos al amor de Jesús, somos nosotros mismos quienes nos condenamos.

La salvación es abrirse a Jesús, y Él nos salva. Si somos pecadores -y lo somos todos sin ninguna duda- le pedimos perdón; y si vamos a Él con ganas de ser buenos, el Señor nos perdona. Pero para ello debemos abrirnos al amor de Jesús, que es más fuerte que todas las demás cosas.

Con información de Vatican News